2014-04-18 19:04 FC Barcelona Por: Administrador

¿Qué va a pasar con Messi?



Pedro Riaño

El FC Barcelona no va a vender a Leo Messi, por muy decepcionante que haya sido su aportación en la última semana, por muchas dudas que genere el nuevo contrato que va a firmar. Josep Maria Bartomeu no va a pasar a la historia como el presidente que vendió a Messi por mucho que se empeñen en Madrid, por mucho que Florentino Pérez lo esté deseando después de haber intentado su fichaje el verano pasado.



Leo Messi seguirá en el Barcelona porque la semana que viene firmará el nuevo contrato, que ya está redactado, para que lo revisen su padre y sus asesores y confirmen que en él se ha plasmado todo lo negociado en las últimas semanas. 20 millones de euros netos y el 100% de los derechos de imagen. A partir de aquí, resuelto el apartado económico que, efectivamente, le convertirá en el futbolista mejor pagado del mundo -¿se pondrá triste otra vez Cristiano Ronaldo?-, quedará pendiente el apartado deportivo.

La directiva no quiere que vuelva a repetirse lo que se ha visto de Messi en los últimos tres partidos. No quiere verle desconectado del equipo. De ahí que el objetivo sea construir una nueva plantilla a la medida de Leo Messi para que el club pueda sacar de él el máximo rendimiento y la más alta cuota de gloria aprovechando al máximo las cualidades que han convertido a Leo en el mejor futbolista de todos los tiempos. Y ahí intervendrá Messi. Y opinará. Bartomeu quiere que se comprometa, que participe en la confección de la plantilla y que se encuentre a gusto en el Barça hasta el final de sus días como futbolista, tal y como el propio jugador ha anunciado repetidamente.

La imagen del Bernabéu en el último clásico liguero, con Leo besando el escudo ante los aficionados barcelonistas después de su hat trick, es sincera. Leo es feliz en Barcelona, se siente a gusto en el Barça, disfruta en la Liga española y su identificación con el club es total. Es cierto que Florentino Pérez quiso ficharle este verano con la colaboración de Adidas. Tan cierto como que Leo dijo que ni hablar. Es cierto también que el París Saint Germain se ha colocado el primero en la lista de espera y ha hecho saber tanto a Bartomeu como al padre del jugador que si algún día Leo sale del Barça, ahí están ellos dispuestos a pujar. Pero a Messi no le convence ni París, ni el PSG -¿otra vez junto a Ibrahimovic?- ni el nivel de la Liga francesa, que él considera de segunda división. Leo no desea aventuras, quiere seguir en el Barça, pero sin dudas. Quiere oír de boca de Javier Faus que está conforme con su renovación.



Leo Messi nos ha decepcionado a todos en la última semana. Pero no se puede valorar por una semana a alguien que le ha dado tanto al Barça. Como bien se ha dicho por ahí, "Messi tiene que ser la solución, no un problema". Sólo por el interés que demuestra la prensa afín a Florentino por alejarle del Barça habría que coincidir en que Messi no se toca. Afortunadamente, ni el Barça quiere vender ni Messi quiere marchar. Están condenados a entenderse y la próxima semana tendremos noticias sobre el tema.


Leo Messi está en el centro de la diana del barcelonismo. Al argentino se le hace responsable de las tres últimas derrotas que ha encajado el equipo. No ha aparecido. No solamente no marcó un gol, sino que en ningún momento dio la sensación de estar enchufado y de darlo todo por ganar. La imagen que transmite es la de un futbolista andando por el terreno de juego.
La actitud de Messi fue la comidilla en el vuelo de regreso. Y el veredicto fue muy claro: Leo está pensando exclusivamente en el Mundial. Eso es lo que transmite. Entra poco en juego, no arriesga; como si estuviera reservando fuerzas y evitando cualquier tipo de lesión.
Una teoría que solamente puede aclarar el propio Leo. Gente de fuera y de dentro del club piensan en este sentido. Su inhibición en los últimos partidos determinantes del Barcelona ha sido desmesurada.
La renovación?No ha sido un año fácil para el futbolista. Todo empezó con los problemas de Hacienda que involucraron también a su padre. Una situación desagradable que dejó muy tocado al futbolista y a su imagen pública. La llegada de Neymar fue un duro golpe porque se sintió engañado por el club cuando le aseguró que no cobraba más que él.
A partir de ahí comenzó un proceso de renovación del contrato que no ha acabado y que ha creado más incertidumbre: el retraso en hacerse efectiva la promesa de Rosell, los rumores de venta, la oferta a la baja de Bartomeu... Este año también ha sido muy castigado por las lesiones.
Todas estas circunstancias son un claro atenuante en su trayectoria deportiva. Sin embargo, lo más curioso es que después de su lesión adquirió un alto nivel deportivo. Volvió a ser el jugador determinante y recuperó su olfato goleador.
Y así llegó, curiosamente también, hasta que Valdés tuvo una grave lesión por la cual se va a perder el Mundial. A partir de entonces, Leo desapareció. El Barcelona ha jugado seis partidos con el balance de dos victorias, un empate y tres derrotas. Leo ha marcado tres goles. Todos, de penalti.
Es evidente que el Mundial de Brasil obsesiona a Messi. Sabe que este es su Mundial porque para el siguiente ya llegará con 31 años. Todos los indicios sugieren que ha priorizado esta competición sobre el Barcelona en esta temporada. Ayer se podía leer en la portada del diario Olé: "Ojalá esté guardando".
Los especialistas argentinos?Juan Pablo Varsky, uno de los periodistas más prestigiosos de Argentina, explica: "Hay una frase de Kennedy que representa muy bien a Messi y al Barcelona de hoy. Kennedy le dice al pueblo norteamericano: 'No preguntes lo que tu país puede hacer por ti, sino lo que tu puedes hacer por tu país'. Cuando Guardiola se marchó Messi asumió que debía cargarse el equipo al hombro. Este octubre el cuerpo de Messi dijo basta. Y empezó a dejar de pensar en el equipo y comenzó a pensar en él, porque se dio cuenta de que no podía modificar la situación: el equipo no lo ayudaba. Messi, en este bimestre, empezó a pensar en él, y en el Mundial".
Pablo Giralt, periodista y relator de Direct TV y Radio Mitre, sentenció: "A Messi lo veo sin la mirada asesina. Como desganado. Da la impresión de que le da lo mismo ganar o perder. Messi siempre ayudó al equipo, pero ahora el equipo no lo ayuda a él. El Mundial nos va a despejar dudas acerca del estado de Messi".
"Leo no está pasando un buen final de temporada, pero no hay que olvidarse que hace menos de un mes le hizo tres goles al Madrid en el Bernabéu. Por momentos, Leo salvó al Barca en esta mala temporada. En los últimos tres partidos jugó al mismo nivel que sus compañeros: mal. En Argentina está la esperanza de que Leo hará un gran Mundial", reflexionó Hernán Clauss, editor Olé.
"Messi es el mejor del mundo sin discusión, pero evidentemente el bajón del equipo afecta en el desarrollo de su juego. Lo importante es que acabé la Liga de menos a más y que pueda llegar al Mundial fuerte anímica y físicamente. No creo que esto repercuta en el Mundial, porque Leo lleva años esperando una cita como la de Brasil 2014", concluyó Daniel Avellaneda, periodista del Clarín.



Leer más: ¿Qué le pasa a Messi? - MARCA.com


Deja tu Comentario