2013-04-05 16:04 Real Madrid Por: Administrador

Queja del Barça y amenaza de la UEFA al Madrid. ¿Coincidencia?



Alves saca su lado más bocazas y dice: "Todo empezó por quien empezó. Cada vez hay menos fútbol y más quejas. El Barcelona peca a veces de ser demasiado bueno. Pero como siempre salgo yo, el malo de la película, a hablar de estas cosas, al final me tienen manía a mí. Pero me importa poco. Soy libre de opinar". Curiosamente, la parcela directiva del club empieza a maquinar y, un día después, sale Toni Freixa a consumar el ridículo de la institución.

El Barça. Ese club que jamás hablaría de los árbitros, esa entidad perfecta, cuyos valores son únicos e irrefutables, superiores a los de cualquier otro club, con una premisa por bandera -¡Nunca un equipo grande debe quejarse!- va y llora en rueda de prensa por un partido. Uno sólo. Y lo que es mejor: Lo hace proclamando a los cuatro vientos que lo que está perpetrando no es una queja, sino un acto de responsabilidad, para "enseñarle" al "pobrecito" árbitro cómo se tiene que arbitrar. Bochornoso.



Y, ¡zas! Justo después de eso, amanecemos con otra noticia esperpéntica: La UEFA se está pensando sancionar a Sergio Ramos y Xabi Alonso porque, dice, puede demostrar dos acciones indemostrables. Ni siquiera con las cámaras de por medio. A no ser que la UEFA pueda meterse dentro de las cabezas de ambos futbolistas, jamás podrá demostrar con pruebas que los dos madridistas forzaron  sus tarjetas amarillas contra el Galatasaray. Pero amenaza.

¿Coincidencia? ¿Tres hechos encadenados tan seguidos por puro azar? Que cada uno piense lo que quiera. Pero, si finalmente se consuma algún tipo de sanción contra Ramos y Alonso por hacer algo que el árbitro no reflejó en el acta, y que cuenta con el respaldo negativo del Real Madrid, que afirma rotundamente que no se hizo, habremos asistido a dos hechos concretos: A un equipo que dice que no se queja, no se le hace nada por que se queje; Y a otro que no se queja, se le sanciona por nada. Qué casualidad.


Deja tu Comentario