2013-10-03 15:10 FC Barcelona Por: Administrador

¿Quién pagará el gasto de las papeletas de la moción?



Joan Tubau

¿Quién pagará ahora la impresión de las 36.000 papeletas reclamadas al FC Barcelona para utilizarlas en busca de 18.000 firmas de adhesión? ¿Cómo se puede plantear una moción de censura y desactivarla en 48 horas? Si los dos caballeros iban por libre, mal. Si alguien, como parece, estaba detrás, peor. Se trata de un gasto menor, 400 euros, que no tiene por qué pagar el FC Barcelona con el dinero que pertenece a sus socios. Si es un capricho suyo, que lo paguen ellos. Una cosa es una moción de censura seria y otra un divertimento de dos caballeros,  Jordi Cases y Joan Arnés, con ganas de hacerse publicidad a costa del club para dar satisfacción seguramente a algún conocido con peso en el entorno blaugrana. Pero que se tapen del todo, porque cualquier relación que pudiera descubrirse con este esperpento puede costar muy cara.



Una moción de censura con el mejor arranque de temporada de la historia, con un equipo que cuenta sus partidos por victorias y la economía empieza a reconducirse, no parece muy lógica, por muchas gitanadas que cometiera Rosell hace diez años, cuando no era presidente del FC Barcelona. Los argumentos esgrimidos eran tan patéticos que ellos mismos han frenado el proceso ante el fracaso garantizado. No han encontrado a un presidente en calzoncillos en el aeropuerto, ni rociándose de champán la cabeza en un estado de alegría extrema, ni le han encontrado a Rosell a una amiguita a la que ha colocado en la nómina del club, ni hay constancia de que el presidente se quede las entradas de las finales, ni de que se dedique a espiar a los directivos con el dinero de los socios ni de que se ponga como un "bacó" en los reataurantes más caros de Barcelona a la salud de los socios... No les gusta Qatar. Antes era Uzbekistan, que era peor. Pero nadie trae un sponsor que pague más que los qataríes

Dicen que su error fue no contactar con la Generalitat para informarse de lo que dice la ley. Es decir, que hay que someter a juicio la gestión de la directiva más votada en la historia del club por el simple capricho de dos indocumentados. Y dicen que se sienten engañados. Que alguien les diga ya a estos, o a los que vengan detrás, que para meterse en un jaleo así hay que documentarse previamente. La pataleta por la pataleta ya no da votos. Una vez más la ley se impone en el Barça dejando en evidencia a los listillos. El barcelonismo se siente engañado por estos caballeros, que lo menos que podían hacer es pagar de su bolisillo esos 400 euros que el socio no tiene por qué sufragar.


Deja tu Comentario