2012-03-10 22:03 FC Barcelona Por: Administrador

¿Quién te has creído que eres, Mourinho?



Y es que el entrenador madridista se había preparado una rueda de prensa con la que más que ofender ha quedado una vez más en evidencia. En primer lugar ha comentado las declaraciones de Alfons Godall y, además de valorarlas y después decir que no iba a hacerlo, se ha hecho la víctima delante de los periodistas: "Son declaraciones interesantes", ha dicho valorándolas. "Pero yo no comento", se ha contradicho. "Vosotros le encontraréis la sal y la pimienta. Si comentáis vosotros es normal, porque si analizáis cada palabra mía sois vosotros los que tendréis que hacerlo”, ha explicado, intentando dar pena por lo que publica la prensa acerca del luso. Sí ha dado pena, pero no por eso precisamente.

A continuación no ha dudado en lanzar dardos envenenados a Pep Guardiola y al barcelonismo: "Recuerdo que no hablaban de los árbitros y al final hablan. Yo no soy el entrenador perfecto porque también he criticado, pero hay otra gente que vende una imagen diferente de la mía pero al final somos todos iguales", ha explicado el portugués. Desde luego en los títulos no son todos iguales, eso de entrada.



"Yo me quejo menos porque he pagado mucho por quejarme. He gastado mucho dinero en multas. Mi imagen se ha transformado en algo que no soy de verdad", ha continuado, intentado rescatar las migajas de dignidad que a duras penas puede sostener y sin entender que la imagen que tiene es la que él mismo se ha creado. "Los hay que venden una imagen diferente que yo pero al final es la misma que la mía”, se ha atrevido a reiterar el luso, o iluso, según se mire. Pep Guardiola nunca ha sido como Mourinho y nunca se le parecerá en lo más mínimo. Pep no mete el dedo en el ojo a nadie, ni espera a los colegiados en los aparcamientos, allí donde la oscuridad esconce todos los trapos sucios.

Para colmo, el preparador portugués ha avisado de que volverá a las andadas cuando le convenga: “Volveré a cometer errores”, ha asegurado en una rueda de prensa que ha sido una nueva muestra de la prepotencia y mala educación que tiene el entrenador del Real Madrid, en una nueva muestra de los valores que se gastan en la capital. ¿Será que está nervioso? ¿Ve que su castillo de naipes se desmoronará en cualquier momento? ¿O será que las cuentas de la lechera no le salen? Y si dudan del nerviosismo, comparen la cara que hacía la temporada pasada al finalizar los clásicos con la que se le está empezando a poner en las últimas semanas.


Deja tu Comentario