2014-06-22 20:06 FC Barcelona Por: Administrador

Racismo contra el Barça en el Real Madrid



Joan Tubau

Durante el primer partido de la serie final del play off de la Liga ACB de baloncesto que enfrenta al Real Madrid y al FC Barcelona, un aficionado del Real Madrid se dirigió al pivot blaugrana Joey Dorsey gesticulando de manera ostensible e imitando el gesto de los monos. Racismo puro. No es la primera vez que los aficionados del Real Madrid se manifiestan en favor del racismo. Recientemente la UEFA ha decidido clausurar un sector de la grada del Bernabéu por los insultos racistas proferidos desde esa zona a los jugadores de color del Bayern Múnich durante la semifinal de la Champions League disputada en el recinto blanco.



A todo ello hay que sumar la expresión constante de simbologías nazis en las gradas del Bernabéu o en instalaciones oficiales del club, como en la fan zone de la final de Copa en Valencia, sin que nadie de la entidad blanca se preocupara de retirarlas. Informa hoy el diario As que el club blanco ha retirado al energúmeno que se dirigió a Dorsey con expresiones racistas el abono del club en el Palacio de Deportes, vetando su entrada a cualquier manifestaciones deportiva del club blanco.

El problema, sin embargo, sigue en pie. La mala educación de un amplio, amplísimo, sector del Bernabéu se cimenta en la permisividad que históricamente ha tenido el club blanco hacia las muestras de incivismo de sus aficionados. A Messi le llaman "subnormal" en todos los partidos que juega el Real Madrid en casa, a Shakira la llaman "puta", al Barça, sin estar presente, le cantan el himno y donde dicen Barça ellos dicen "mierda". Estos hechos, parece, son "simpáticas anécdotas" que se producen en un campo de fútbol, de ahí que el Comité Anti Violencia jamás se haya preocupado de atajarlos. Sucede que Messi o Piqué son blancos, por tanto se les puede insultar tranquilamente porque no estamos ante un caso de racismo.

¿No es eso racismo también? ¿Sólo está prohibido insultar a los jugadores de color? ¿Con los demás hay barra libre? Lo de Dorsey no es más que el resultado de un estado de excitación de los aficionados blancos que se alimenta desde le propio club. Al menos, a día de hoy no se recuerda un sólo gesto del club blanco por acabar con tanto salvajismo verbal. Que nadie se extrañe, pues, de que un chalado con medio de dedo de frente reaccione como lo hizo el sujeto del Palacio de Deportes de Madrid.



Señorío en estado puro. A cualquier cosa le llaman señorío.

 

 


Deja tu Comentario