2011-04-06 13:04 FC Barcelona Por: Administrador

Ramos y Marcelo, Oscar al mejor actor



Con lo que le gusta a Mourinho decir eso de:”Ha hecho teatro”, parece ser que les ha enseñado interpretación escénica a sus jugadores. Y es que el cuento que le echaron tanto Sergio Ramos y Marcelo en las dos duras entradas de Peter Crouch no tiene desperdicio.

Ambos jugadores saltan antes de que les impacte la bota del larguirucho jugador inglés. No contentos con eso, empiezan a retorcerse de dolor tendidos encima del césped del Santiago Bernabéu, haciendo ver que la acción fue más aparatosa de lo que realmente fue. Si el árbitro ve eso, normal que enseñe dos amarillas, pero en la repetición se ve cómo claramente ambos jugadores saltan justo antes de hacer la mejor actuación de sus vidas.

Mención especial para Marcelo, quien justo después de retorcerse de dolor, ve por el rabillo del ojo cómo su rival es expulsado y lo celebra como si de un gol, a favor se tratara. Con dicho gesto queda retratado él mismo. Un claro esjemplo de lo que no es deportividad ni fair play entre compañeros de profesión. Una cosa es ganar demostrando que eres mejor y otra hacerla utilizando malas artes para engañar al árbitro con el objetivo de perjudicar a un rival.

Las entradas son muy duras, está claro. También está claro que un jugador con una amarilla no puede realizar este tipo de acciones. Pero la actitud de Marcelo forzando la expulsión y aplaudiendo la decisión del árbitro le retrata como ejemplo de lo que no debe ser un deportista. Marcelo, como Mourinho: el fin justifica los medios.




Deja tu Comentario