2013-03-13 16:03 FC Barcelona Por: Administrador

Reacción histérica en Madrid: "¡El Milan es una banda!"



"Andiamo Ragazzi" decía Siro López en twitter. "Forza Milan" sostenía Tomás Roncero en las horas previas al partido. El madridismo más radical y casposo apostaba por la caída del imperio blaugrana y confiaban en el Milan. Una vez más, su castillo de naipes, su realidad virtual, cae por los suelos. Los 13 puntos siguen ahí, no lo han soñado, y el Barça sigue vivo en Europa para activar el cagómetro que empieza a hacer dudar a los más sensatos sobre la seguridad de ganar una Décima que ya la tenían en el bote. Tendrán que pasar por encima del cadáver del Barça, que se tomará más en serio la Champions que la Copa del Rey. Sólo con otro Pérez Lasa con una venda en los ojos cuando suceda algo en el área del Madrid puede ayudar al equipo blanco a acercarse al nivel del Barça. Seguro que la UEFA, si el clásico se repite en la Champions, echará mano de alguno de los integrantes de la amplísima lista de amigos que Mourinho tiene entre la clase arbitral. Podrían designar a Benquerença, por ejemplo. Aunque ni así tendría el Madrid la victoria asegurada ante un Barça que, con la Liga ganada sin bajar del autobús, se ha propuesto la Champions como su gran objetivo de la temporada.

De la misma manera que el madridismo justificador y enrabietado calificaba al Milan como un banda, ¿qué podría decir el barcelonismo del Manchester United? ¿Qué podría decir de ese equipo al que el Barcelona dejó K.O en las finales de la Champions de 2009 y 2011? La primera por 2-0. La segunda por 3-1. Sin expulsados, sin jugadas polémicas. Con limpieza, sin trampas.  La primera con Cristiano llorando al término del partido. La segunda sin Cristiano. El Barça le dio un buen repaso al Manchester United sin despeinarse, el mismo equipo que los recitadores de la epopeya madridista califican como "un gran equipo". Cuando gana el Madrid es por méritos propios. Cuando gana el Barça es porque los rivales son malos. Es la extensión del Mourinho proyectada en el periodismo que se gasta en la capital.



Ramos Marco hablaba anoche en Punto Pelota del Milan como de "un equipo disminuido". Damián González añadía: "Me ha encantado el Barça, pero cuando recuerdas aquel Milan, de Costacurta, Donadoni, Rijkaard, Gullit y Van Basten, esto es una banda". Es lo mismo que pensamos muchos del actual Real Madrid comparado con el Madrid de Di Stéfano. Al menos este equipo no se come nada en el concierto europeo, mientras aquel encadenó cinco copas de Europa. Es comprensible, sin embargo, también que aquel equipo dejara huella en su memoria con los 5-0 que le endosó al Madrid.

Pedro Pablo San Martín seguía en la misma línea: "Es un equipo menor, no usaré la palabra de 'banda' que es algo fea pero es que no saben a que juegan. Han recibido un gol y han seguido igual". Sorprende que no dijera lo mismo del Manchester United jugando en inferioridad numérica por un capricho arbitral. Y Siro López, el mismo que se confesó hincha del Milan y creó el hastag "Andiamo Ragazzi", afirmaba después de su gran decepción: "El Barça no ha tenido rival, ni hoy ni en la ida. Yo antes de la ida dije que el Barça ganaría 0-3".

Nada hace más feliz al barcelonismo que contemplar a la tropa mediática madridista sacar fuego por la boca llamando "banda" a los rivales que sucumben ante el Barça. Ladran, luego cabalgamos. El Barça está en la vía buena, que nadie lo dude. Nos lo confirman en Madrid. Están "cagaos", como dicen ellos.




Deja tu Comentario