2016-01-21 15:01 FC Barcelona Por: Administrador

Real Madrid, 5 cenas de conjura - FC Barcelona, 5 títulos



Nueva cena de conjura anoche de la plantilla del Real Madrid. Y van... Exactamente cinco en el mismo periodo en el que el FC Barcelona sin cenas de por medio ha acumulado cinco títulos. En los ambientes barcelonistas empieza ya a tomarse a chirigota este tipo de iniciativas, generalmente por iniciativa del simpar Sergio Ramos, aunque se supone que esta vez no será, como en otras anteriores, para unirse con el fin de lograr el triplete, un lujo que el Real Madrid no ha vivido nunca y menos lo disfrutará este año. Da la sensación de que cuando es necesario organizar estas reuniones de hermandad es porque la situación lo exige, es decir, porque la hermandad brilla por su ausencia. También da la sensación de que estos encuentros sirven, además, para que alguno lo alargue más de la cuenta y dé por concluida la velada pasadas las cuatro de la madrugada, como ha sucedido en otras ocasiones. Con las versiones que circulan relacionadas con algunos jugadores del Real Madrid, como James Rodríguez, todo es posible. Eliminados de la Copa y muy lejos de la cabeza de la Liga, no parece suficiente la ilusión y la alegría que ha aportado la llegada de Zinedine Zidane, que se traduce hasta en abrazos cuando el equipo marca un gol. Hace falta más, alguna salida nocturna con el noble objetivo de conjurarse para que lleguen los éxitos. El problema es que los éxitos no llegan con cenas y conjuras, sino demostrando ser mejores en el campo y corriendo más que el rival. Y ni una cosa ni otra parece que adorne a la actual plantilla del Real Madrid. Como en las cinco veces anteriores, en las próximas fechas saldremos de dudas sobre la eficacia de la conjura. Hasta ahora el Madrid de Zidane se ha enfrentado a candidatos al descenso. Cuando lleguen los rivales poderosos de verdad será el momento de calibrar la fuerza de la conjura. Mientras tanto la conjura no dejará de ser algo como las ouijas que organiza Tomás Roncero para invocar a los espíritus para... seguir perdiendo.

Deja tu Comentario