2016-05-09 14:05 Real Madrid Por: Administrador

Real Madrid: Hacen más daño los separadores que los separatistas



Pedro Riaño El Real Madrid cometió un grave error ayer prohibiéndole a Kiko Casilla hablar en catalán. Fundamentalmente por el desconocimiento absoluto que demostró su jefe de prensa, Carlos Carbajosa, al ordenar al futbolista que contestara "en español" una pregunta que se le había formulado en catalán. Si mal está que el catalán no pueda ser empleado en ese recinto en el que se puede hablar en francés o en inglés sin ningún problema, peor está todavía que el susodicho jefe de prensa confunda el castellano con el español e ignore que, como el castellano, el catalán, el vasco y el gallego son idiomas oficiales de España según recoge la constitución. La suya fue una decisión anticonstitucional. Penoso ejercicio de soberbia del empleado del Real Madrid que viene a confirmar que hacen más daño a la unidad de España los separadores que los separatistas. Es cierto que Sebas Guim, corresponsal de Catalunya Ràdio y TV3 en Madrid, formuló su pregunta delante de otros compañeros que podrían no entender la respuesta. Tan cierto como en las ruedas de prensa de Zidane se oyen preguntas en todos los idiomas y nadie se rasga las vestiduras. Aunque ese ejemplo haya sido utilizado por los justificadores de lo injustificable para defender una medida absolutamente fuera de lugar y de tiempo.

Tampoco le dejan jugar con la selección catalana

El caso recuerda al hooliganismo barriobajero de Mourinho que convirtió en un club antipático al Real Madrid en toda España. Mou, que ejerció como traductor en el FC Barcelona y que entiende perfectamente el catalán, se negó en su momento a aceptar preguntas en ese idioma mientras no tenía inconveniente en responder a cualquier cuestión que se le formulara en portugués o inglés. Los tiros van por ahí. No es que el Real Madrid esté interesado por defender el "español", tal y como lo entienden ahí de manera acaparadora, sino que escuece que en el cuadrante nordeste de la península hablen otra cosa. El Real Madrid ha perdido un poquito más del señorío del que presume. Especialmente porque con Kiko Casilla el club blanco es reincidente después de impedirle su participación con la selección de Catalunya, de la que era asiduo hasta que dejó el RCD Espanyol para fichar por el club en el que sólo hablan en "español" de España.

Deja tu Comentario