2017-05-02 21:05 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid pierde el señorío y la vergüenza



Alfredo Vidal Hay que tener muy poca vergüenza y mucho cinismo para consentir desde los despachos del Real Madrid la colocación del tifo provocador y generador de violencia que pudo verse en los prolegómenos del partido. El "decidme qué se siente" referido a las finales de Lisboa y Milán es una provocación a la afición del Atlético consentida por la directiva del Real Madrid y por la propia UEFA, que ve en las banderas esteladas un arma arrojadiza y que es incapaz de apreciar el desprecio y la dosis de provocación que esas frase encierra para los seguidores del Atlético de Madrid. El club blanco ha demostrado que ni sabe perder (villarato, llantos lacrimógenos y demás) ni sabe ganar. La frase, en la línea de la pancarta gigante que se exhibió en el Bernabéu durante meses: "Mou, tu dedo nos señala el camino", confirma la caradura moral de quienes en ese club la han consentido. Y no es que el Real Madrid no pueda expresarse como le venga en gana, pero restregar por la cara a los atléticos la final de Milán, conseguida por el Real Madrid gracias a un gol en fuera de juego de Sergio Ramos y a unas manos clamorosas dentro del área del mismo Ramos que el árbitro no quiso ver, es tanto como presumir ante los aficionados colchoneros algo que no fue más que un atraco a mano armada y de lo que ahora el Real Madrid se siente orgulloso. Si mal ha estado el Real Madrid consintiendo ese tifo, peor ha estado la UEFA, la misma que se escandaliza por las esteladas. Lo que pase en la vuelta en el Calderón será responsabilidad suya. Del Real Madrid y de la UEFA.  
 

Deja tu Comentario