2016-05-28 22:05 Real Madrid Por: Administrador

El Real Madrid suma otra Champions teñida de vergüenza: "Robar, sólo robar"



Fede Peris "Robar, sólo robar". La frase la popularizó Cristiano Ronaldo, acompañándola del típico gesto del hurto con la mano para justificar una derrota en el Camp Nou. El Real Madrid es así. Cuando pierde es por culpa del árbitro. Cuando gana calla. Y hoy ha ganado con la colaboración especial de míster Klattenburg, que con sus decisiones ha llevado en volandas al Real Madrid hacia el triunfo final de la manera escandalosa. Y ahora toca callar. Han callado los comentaristas de Antena 3 y callará la Caverna Mediática encargada de convertir al Real Madrid en la estrella de su NODO particular. Como diria Jose Mourinho: "A mí me daria vergüenza ganar así". Llueve sobre mojado con este Real Madrid que presume de títulos, de títulos logrados en su mayoría bajo la sombra de la sospechsa. La persecución al Atlético de Madrid hoy en Milán ha sido sencillamente vergonzosa. El único gol que ha logrado el Real Madrid ha llegado precedido de un clarisimo fuera de juego de Sergio Ramos. El propio Sergio Ramos, minutos más tarde "despejó" con la mano un balón en el área. Lo vio todo el mundo menos el amigo Klattemburg y los comentaristas de Antena 3, que iban con las orejeras puestas. Pero no acabó ahí la cosa. Klattemburg perdonó la roja a Sergio Ramos cuando frenó un avance de Carrasco en la prórroga con un patadón que le impedía plantarse solo ante Keylor Navas. Hubo antes otros jugadores del Real Madrid que no debieron acabar el partido. Como Cristiano Ronaldo, que propinó un pisotón a Saúl indigno de un aspirante al Balón de Oro, o Pepe, que se pasó todo el partido simulando faltas sin que el árbitro le llamara la atención y en el minuto 110 le lanzó un zurriagazo barriobajero y criminal a Gabi sobre la rodilla, sin balón por medio, que era de roja directa, pero que quedó en nada. Lo habitual tratándose de Pepe, que tiene bula arbitral y además presume de que le enseñan pocas tarjetas. El Madrid pudo acabar el partido con ocho, pero acabó con once, muchos de ellos en estado lamentable por la deficiente preparación física de Zidane, que ni con el descanso de la Copa ha conseguido que sus hombres llegaran en forma a la final de MIlán. Entre eso, el gol de Sergio Ramos que nunca debió subir al marcador y el penalti no señalado a Ramos, el Real Madrid logró La Undécima. Un titulo que será recordado por la historia por llegar después de no eliminar a ningún campeón y a través de un fraude en la final. Pero no les da vergüenza ganar así.Mano Sergio Ramos, penalti, final Champions League, Undécima, Real Madrid, Atlético

Deja tu Comentario