2015-09-18 16:09 FC Barcelona Por: Administrador

Recopilamos la colección de bobadas de Sergio Ramos



Cuanto más lejos está Sergio Ramos de un terreno de juego, más posibilidades hay de que haga el ridículo. Lo buen futbolista que es se contrapone con sus constantes meteduras de pata en sus palabras o acciones. Tras la última polémica, con su recado a Francia, repasamos el currículum del sevillano.

Todo empezó cuando en una entrevista le preguntaron cómo se inció en el fútbol. Su respuesta no fue precisamente muy profunda: "En el colegio, con los amigos. Cada uno elegía un deporte, unos el baloncesto, otros el basket...".



Sus ridículos en Twitter son también numerosos. El bueno de Ramos tardó 24 horas en felicitar a la selección femenina de waterpolo por la medalla oro conseguida en los mundiales de natación. El motivo: lo que vio Ramos fue la repetición del partido al día siguiente.

También en Twitter quiso compartir un momento romántico con la que es ahora su esposa, Pilar Rubio. La pareja cenaba feliz en un restaurante japonés y el central quiso enseñar su foto. Pero nadie le dijo que aquella noche Madrid había perdido la posibilidad de alberagr los Juegos Olímpicos de 2020 en favor de... ¡¡Tokio!!

En Estados Unidos también tienen calado ya a Sergio Ramos. Primero cambió de ciudad a los San Antonio Spurs, y les renombró como los San Francisco Spurs. Además, en una gira del Madrid, estando en Nueva York, el de Camas quiso subir una fotografía de 'La Gran Manzana', cuando en realidad subió una de Las Vegas.



Tampoco se puede decir que Ramos sea la mejor persona para valorar los partidos una vez acaban. Si en un partido de octavos de Champions se lamentó por no haber conseguido los tres puntos, con La Roja intentó halagar a la selección de Lituania diciendo que tenía jugadores internacionales. Mentira no es.

La cosa no acaba aquí. ¿Quién no ha felicitado la Navidad con un "Morri Crismas"? Hacía mucha gracia, pero ese inglés hay que mejorarlo.

Una anédcota menos conocida es una respuesta que le dio a Javier Matallanas en un test. Cuando le preguntó quién era Naranjito, Ramos respondió: "Johan Cruyff ¿puede ser? ¡Ah! Pues no sé, como era naranjita, la naranja mecánica esa, digo...". Un genio

Aparte de sus declaraciones, también es mundialmente conocido su lanzamiento de la Copa del Rey, cuando se le cayó del autobús del Real Madrid.

El último -o penúltimo- capítulo de su libro de pifias lo escribió ayer. Hace diez días dijo que él nunca se acordaba del rival en las celebraciones, en referencia al caso Piqué. Por si ya había quedado en entredicho por su palabras hacia el Atlético de Madrid al ganar la Champions League, ayer Sergio Ramos se retrató él solo, burlándose de la selección francesa de basket después de perder contra España.


Deja tu Comentario