2014-02-05 21:02 FC Barcelona Por: Administrador

¿Recurrirá el Madrid por las agresiones de sus jugadores a Diego Costa?



Joan Tubau

Le tenían pánico los jugadores del Real Madrid a Diego Costa. Y han salido a por él. Agarrones descarados dentro del área, pisotones, pataditas, faltas tácticas... Y eso sí, cada falta pitada contra el Real Madrid era protestada de forma llamativa para tratar de intimidar al árbitro. Primero zurrrar, luego protestar. Puro cuento.



A Diego Costa le han hecho dos penaltis de libro en la primera parte que Clos Gómez, el amigo del Real Madrid, se ha tragado. Dos agarrones. Uno de Pepe y otro de Arbeloa. Y ha habido más. Arbeloa le ha pisado aprovechando un momento en que el árbitro no miraba. Arbeloa es un profesional de la marrullería y la practica mejor que nadie. Tanto, que hasta ha intentado la expulsión de Diego simulando una falta con mal teatro en la que el árbitro no ha picado.

Ha habido de todo, especialmente faltas tácticas de Xabi Alonso, otro maestro consumado en esta materia. Pisotonos, toquecitos al tobillo que no se ven, que rompen el juego del contrario y que, además, permiten protestar al árbitro porque "no lo he tocado". Las enseñanzas de Mourinho han creado discípulos aventajados.

Y en la segunda parte, las provocaciones a Diego Costa ha dado sus frutos. Di María lo derriba, lo remata en el suelo y espera la reacción de éste para que el árbitro le enseñe tarjeta. Así de sencillo es eliminar al mejor jugador del Atlético para el partido de vuelta. Y a partir de ahí, con el resultado favorable gracias a dos rebotes de chamba, el Bernabéu ha disfrutado y premiado con olés el pobre juego de su equipo.



Penoso Pepe riéndose de Diego Costa cuando ha visto la tarjeta. Pepe es más camorrista que deportista, sale al campo a liarla y el juego parece ser lo de menos. Penoso Di María haciendo cuento esperando que el árbitro pique y le enseñe la tarjeta al rival. Hasta Morata se ha contagiado de las enseñanzas de Mourinho, del teatro del malo.

Poco fútbol y mucha marrullería "torticera". ¿Recurrirá el Madrid por las marrullerías de sus jugadores? ¿O lo suyos sí tienen licencia para las malas artes y el cuento?


Deja tu Comentario