2011-06-17 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

Respuesta al cínico comunicado del Real Madrid



-"El Real Madrid C. F. lamenta las desafortunadas manifestaciones del presidente del F. C. Barcelona, que entiende son motivadas por la presión que sufre la junta directiva por parte de un determinado y cercano entorno mediático, que reclama una actitud de agresividad hacia nuestro club".

El fútbol en general lamenta que el señor Florentino Pérez no haya encontrado jamás "desafortunadas" ninguna de las declaraciones incendiarias de Mourinho, lo que indica que el presidente del Madrid comparte la filosofía crispante, faltona, ofensiva y contraria al fair play que practica su entrenador.



Si algún entorno mediático ha demostrado ser agresivo es precisamente el que envuelve al Real Madrid. Ahí nació la infamia del doping y desde ahí se le ha seguido el juego a Mourinho animándole a crispar el ambiente contra el Barça.

 

-"Es incomprensible que en esta declaración el presidente del F. C. Barcelona realice graves y falsas insinuaciones en relación con determinadas noticias sobre el dopaje que nada tienen que ver, ni en su origen ni en su materialización, con el Real Madrid C. F. Noticias que, como todo el mundo sabe, nuestro club desmintió en su día, de manera inmediata y categórica, en el medio en el que tuvieron lugar".



"Todo el mundo" no sabe que el Real Madrid como tal haya desmentido nada. De hecho, a día de hoy no ha desmentido nada en "el mismo medio". No se puede acusar de falso a los demás cayendo en la falsedad. Si el Madrid no tiene nada que ver con la noticia del doping lo tenía fácil: se niega públicamente en un comunicado. Por ejemplo, uno parecido a este que con tanta diligencia han sacado para humillar al presidente del Barça.

 

-"Debemos recordar, además, que fue la junta directiva del F. C. Barcelona, ante la presión mediática antes señalada, la que en un hecho sin precedentes en las relaciones entre clubes, acudió a UEFA para presentar una asombrosa denuncia contra el entrenador del Real Madrid C. F".

Al Real Madrid le resulta "asombroso" que alguien pueda reaccionar ante la provocación de un ex empleado traductor que pone en cuestión la legitimidad de los triunfos del Barça a lo largo de la historia. Y más, si tenemos en cuenta que la denuncia se presenta contra un personaje acusado de ganar sus títulos en Portugal comprando árbitros y que el pasado año llegó a la final de la Champions apeando al Barcelona gracias a la colaboración de su compatriota y amigo el árbitro Benquerenza.

 

-"A pesar de este hecho sin precedentes y de estas declaraciones del presidente del F. C. Barcelona, y por el bien del fútbol, el Real Madrid C. F. va a seguir trabajando para mantener las mejores relaciones con el F. C. Barcelona, como lo hace habitualmente con todos los clubes de España y del mundo".

"¿Trabajar para mantener las mejores relaciones con el FC Barcelona es permitir a un empleado la ofensa constante contra ese club? ¿Y cuando habla de las "mejores relaciones" con todos los clubs de España y el mundo se referirá el Madrid a las que mantiene con Sporting, Málaga, Mallorca, Almería, Levante, Sevilla o Valencia, entre otros? Todos ellos forman parte del club de damnificados de quien se encarga de "mantener las mejores relaciones" echando sapos por la boca.

 

-"Por último, reiterar una vez más el firme compromiso del Real Madrid C. F. a favor de la deportividad y los valores consustanciales al deporte, especialmente en lo que concierne al juego limpio y a la lucha inequívoca contra el racismo, elementos esenciales del deporte y ejemplo para todos los niños del mundo."

¿No le preocuparán al Madrid los niños cuando su entrenador se pelea constantemente con árbitros, entrenadores y jugadores rivales o cualquier estamento deportivo que se ponga delante? ¿Es un buen ejemplo Mourinho para los niños? ¿Es lo que queremos de ellos, que escupan rabia por la boca cuando les quitan un juguete?

Si el Madrid tuviera un firme compromiso con la deportividad y los valores consustanciales del deporte no tendría al entrenador que tiene. Y si hay que elegir entre el entrenador y el director deportivo, se quedaría con el que defiende la educación y no con el que abandera la crispación.

Si el Madrid defendiera el juego limpio, sus jugadores no serían expulsados, no pisarían a los contrarios, ni darían plantillazos, ni rematarían a los rivales tendidos en el suelo, como Pepe, ni protestarían todas las decisiones del árbitro que les son contrarias, ni harían teatro para engañar al árbitro.

En el tema del racismo estamos todos de acuerdo. El Madrid no abandera nada.


Deja tu Comentario