2017-04-18 21:04 Real Madrid Por: Administrador

Los Reyes de Europa vuelven a someter al Bayern y ya están en semis (4-2)



Brutal, mágico, histórico. Y se queda corto. Señoras y señores, Cristiano Ronaldo, el mejor jugador de la historia. Cinco goles en dos partidos. Y el Real Madrid, el Rey de Europa, ya está en semifinales tras una exhibición futbolística ante el Bayern de Munich. Un 4-2 sin discusión ninguna que deja bien claro quién manda en el planeta fútbol. Y el resto, que lloren. Comenzó el partido con claro dominio alemán, consciente de la necesidad imperiosa de marcar para tener opciones. Un Bayern intenso apretó al Madrid en el primer cuarto de hora, llegando incluso a disponer de una ocasión clara. Sin embargo, a medida que fueron pasando los minutos, el equipo de Zidane comenzó a hacerse dueño del partido y alcanzado el minuto 20 ya era un monólogo blanco. Sin embargo, el mismo dominio futbolístico que exhibió en el Allianz tampoco sirvió para transformarse en goles. Entre Neuer y la defensa en posición de emergencia (incluso sacando un balón bajo palos) frustraron todos los intentos del Madrid para adelantarse. El Bayern, incapaz de salir de su área, resistía como podía. En el ambiente se comenzaba a denotar la frustración de no poder culminar el buen trabajo con goles, al igual que en la segunda parte de Alemania.

El Bayern se viene arriba

Con el 0-0 al descanso, en el Bernabéu estaban satisfechos con lo que veían pero intranquilos por el resultado. Y los miedos se hicieron reales cuando en el segundo tiempo Casemiro cometió un penalti sobre Robben que acabó con el 0-1. Sin apenas haber podido asentarse en el terreno de juego, el Madrid se veía por debajo tras su gran primer tiempo. Un penalti absurdo de Casemiro -y posible amarilla evitada- que ponía al Madrid contra las cuerdas. El Bayern se vino arriba y disfrutó de algunas ocasiones fruto de la inercia. Eso sí, el Madrid poco a poco comenzó a recuperarse del golpe y comenzó a generar peligro de nuevo sobre Neuer. Y así fue cuando, quién si no, Cristiano 'El Bicho' Ronaldo anotó el empate. A pesar de no disputar su mejor partido en el plano individual, el mejor jugador del mundo nunca falla. Recuperación de Casemiro y centro milimetrado para que CR7 remate de cabeza para el 1-1 y la locura del Bernabéu en el minuto 74. Y cuando mejor parecía el panorama para los blancos, lo nunca visto: gol en propia de Sergio Ramos. Jugada de infortunio total para el Madrid justo cuando menos lo esperaba. Jarro de agua fría con un gol en propia de Ramos que ponía al Bayern por primera vez cerca de la eliminatoria. Y con ese regalo, el Bayern si vino arriba de la manera más injusta. Pero el Madrid es mucho Madrid y comenzó a adueñarse del partido. Y su dominio se transformó en una justa expulsión de Vidal que dejó a los alemanes con uno menos a cinco minutos del final. Y nada se movió hasta la prórroga.

Y apareció El Bicho

Cristiano Ronaldo, ese jugador al que le gusta dejar que hablen, que critiquen, que lo entierren. Porque siempre está y siempre calla bocas. En la prórroga de los cuartos de final, cuando más lo necesitaba su equipo, Cristiano volvió a demostrar quién es el más grande. Un hat trick en 15 minutos para volver a escribir la historia. Del 1-2 al 4-2, así de fácil. Cristiano Ronaldo por partida triple y una gran jugada de Asensio para demostrar quién es el Rey de Europa, para demostrar quién es el mejor jugador del mundo y para demostrar, una vez más, que aquí manda el blanco.

Deja tu Comentario