2013-06-09 14:06 FC Barcelona Por: Administrador

Robo a mano armada. Ganar así debería darles vergüenza (76-72)



Joan Tubau

Hay que tener la cara muy dura para comerse la persona del Llull sobre Sada cuando el marcador señalaba un 73-72 y el base blaugrana se disponía a fusilar una bandeja sobre el aro madridista. La acción la vio todo el pabellón, menos los árbitros, que dieron la sensación a lo largo de todo el partido de tener algún interés en que el ganador del partido fuera el Real Madrid.  Su cirterio era siempre diferente en función de a quien había que pitar. Un ataque de Barça acaba en dobles de Navarro y acto seguido, la misma jugada protagonizada por Sergio Rodríguez, recibía la bendición arbitral. La jugada en cuestión fue tan clara que hasta los propios jugadores madridistas participantes en la misma le admitieron al base blaugrana la falta.



Los árbitros han masacrado al Barça, le han perseguido con saña y han llevado al Madrid en volandas hacia la remontada. Sin hacer un gran partido, el Barça ha dominado en todo momento al Real Madrid y se ha plantado con diez puntos de ventaja en el último cuarto. Pero llegó esa jugada polémica y la correspondiente técnica, que deslució el partido. El Madrid sólo podía ganar jugando con 8 jugadores y en los instantes decisivos del partido ha jugado con tres hombres más.

Como diría Mourinho, a Pablo Laso debería darle vergüenza ganar así. Y a los aficionados que gritaban "Puta Barça" y "Puta Catalunya" también. El FC Barcelona ha perdido el respeto de los estamentos oficiales desde que Alemany dejó el club y ahora es el Madrid el que manda. Este año hay que enmendar el llapsus de la pasada temporada, cuando ganó el Barcelohna un apretadísimo playoff. Se ve demasiado claro.

Tenía que parecer un accidente, pero no lo pareció. Fue directamente un atraco. De nada sirvió el excelente partido de Sada con cuatro triples en la primera mitad. Navarro estuvo irregular y el Barça echó en falta la fuerza de Jawai bajo el aro y el poder de intimidación de Mickael. Aún así, dejjó al descubierto las limitaciones de un Madrid mediocre excesivamente dependiente de un Rudy Fernández que hoy ha estado fatal.



Si los demás arbitrajes van a ser cómo este, no vale la pena seguir jugando la serie y ya se puede felicitar al campeón, que ya sabemos quién tiene que ser por real decreto. ¿Se tiene que prestar el Barça a hacer de sparring de esta charlotada?


Deja tu Comentario