2012-11-03 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

¿Romperá Thiago Messi la maldición de los herederos?



Y si no que les pregunten a tantos otros que un día sufrieron el peso del apellido de su progenitor. A jugadores como Jordi Cruyff, que tuvo que lidiar con el nombre de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos: "Es mucho más complicado de lo que la gente se piensa porque siempre pierdes las comparaciones. Siempre hay una presión añadida que soportar cuando todavía no has llegado a la madurez. Lo sufres mucho", comentaba el hijo del primer entrenador que ganó una Copa de Europa para el FC Barcelona. Jordi estuvo en el Barça, que abandonó cuando su padre fue destituido, justo antes de un partido entre el Barça y el Celta en el Camp Nou, que finalmente terminó con una remontada azulgrana después de ir perdiendo 0-2 y en el que el catalán hijo de holandeses recibió una fuerte ovación de los "cruiffistas". Posteriormente jugó en el Manchester United, en el Alavés, y terminó sus días de fútbol en Chipre.

Pero suerte corrió otro hijo de un ex azulgrana, Diego Maradona Sinagra, que nunca fue reconocido por su padre y que limitó su carrera a jugar en equipos de la Tercera y la Cuarta División italiana. Entre clubes de tercera y cuarta división del fútbol italiano.



No tan en clave azulgrana, el hjo de Pelé tampoco tuvo mucha suerte en esto del balompié. Decidió hacerse portero para diferenciarse de su padre pero lo que realmente evidenció las diferencias fueron las detenciones por implicaciones en casos de narcotráfico. "Mi carrera como jugador comenzó con la presión del mundo entero, siendo famoso sin haber hecho nada y con una responsabilidad muy grande para la que no estaba preparado", reconocía el brasileño.

El hijo del Franz Beckenbauer no tuvo una mejor carrera deportiva. Jugó dos temporadas en el Bayern Múnich pero enseguida se vio que nada tenía que ver con su padre. Terminó´ jugando en la segunda división. No obstante, hoy es entrenador de la sub-17 alemana.

Sin embargo, tenemos algún caso que no terminó nada mal. El "Pipa" Higuaín ha dado lugar al "Pipita", mientras que Sanchís o Forlán también siguieron con la tradición futbolística con muy buenas maneras.



Aún así, el caso más reciente y que mejores vibraciones trae es el de Sergio Busquets, hijo del ex portero Carles Busquets que defendiera la portería azulgrana en la década de los 90 y que fuera suplente de Andoni Zubizarreta en el “Dream Team”. Veremos qué caso sigue el de Thiago Messi, aunque para ello quedan muchos años.


Deja tu Comentario