2012-09-07 19:09 FC Barcelona Por: Administrador

Ronaldinho, el crack de Rosell (V)



Segunda pretemporada
Ronaldinho realizó una segunda pretemporada en el mes de enero para coger la forma física que no atinó a encontrar en la pretemporada de julio, la de las giras por Escocia y Asia que sirvieron para que el club recaudará un puñado de millones explotando la imagen de los jugadores y sacándolos a pasear en partidos de feria que entorpecían su preparación física. Las pretemporadas deberían dedicarse a entrenar más que a jugar. No era el caso del Barça. Jugadores como Touré o Abidal llegaron al club como motos y acabaron su primera temporada quemados y sin gasolina. El problema físico no era sólo de Ronaldinho –que lo tenía-, como nos querían dar a entender los voceros del régimen laportista. Con y sin Ronaldinho en el equipo, el Barça de Rijkaard jamás destacó por su poderío físico. Vivió mientras pudo de la magia de sus cracks y nunca del músculo de su juego.

 



La magia de Messi y el gol de Eto’o
El 25 de enero de 2008 Lluis Mascaró ejercía de profeta en Sport: “No sé si se ganarán los tres títulos, pero estoy convencido de que el conjunto blaugrana luchará por ellos hasta el último suspiro. Con la magia de Messi y los goles de Eto’o, los blaugrana han recuperado todo el potencial que tanto les ha faltado durante estos meses de travesía en el desierto. Pedíamos el regreso de los cracks y ya están de vuelta. El argentino volvió a dar ante el Levante un recital, demostrando además que también ha aprendido a no abusar del regate y que siendo generoso puede ser tan letal como haciendo slaloms imposibles. Y el camerunés va camino de batir todos los récords de efectividad: ocho goles en sólo siete partidos de Liga. Habíamos echado tanto de menos su garra, su competitividad y su acierto rematador...” La garra, la competitividad y el acierto rematador de Eto´o y la magia de Messi no fueron suficientes para cumplir con los deseos del optimista Mascaró, que parecía guiarse también por el teletexto para realizar sus pronósticos. La temporada acabó con un fracaso estrepitoso y, por segundo año consecutivo, en blanco. El problema no era sólo Ronaldinho.

 

La culpa no era de Ronaldinho
Joan Maria Batlle aportaba una dosis de sensatez en las páginas de Sport el 29 de enero de 2008: “De la misma forma que mientras Ronaldinho hacía su pretemporada particular y el equipo ganaba y se mantenía a siete puntos del Madrid, la tendencia del análisis era que nadie echaba en falta a Ronnie, después del pinchazo en San Mamés que deja al Barça a nueve puntos del líder, habrá que convenir que la culpa no era de Ronaldinho. Miren, el crack es el gran culpable de su declive personal, pero no de la falta de rendimiento del equipo blaugrana. Con Ronaldinho o sin Ronaldinho, este Barça ha de dar mucho más de sí.
Sin indultar a Ronnie, que, insisto, ha tirado su carrera por la borda, la culpa de los males del Barça es de quienes han permitido que el grado de deterioro de la situación llegara a límites inaceptables. La responsabilidad deportiva, desde luego, es de Frank Rijkaard. Este es el entrenador que ha permitido que Ronaldinho saliera y entrara cuando quisiera del vestuario, del gimnasio o de las discotecas. Este es el entrenador que no ha sabido dar un golpe encima de la mesa cuando los primeros jugadores (después ya fueron multitud) se le subieron a la parra. Este es el entrenador que tiene al equipo hecho trizas físicamente. También es el entrenador que ganó dos Ligas y la Champions, cierto, pero no nos engañemos con los éxitos del pasado. Cada época y cada situación requieren tomar decisiones distintas y adecuadas al momento y a las circunstancias. Y desde hace un año y medio, Rijkaard o no las toma o las toma de forma equivocada, reiteradamente equivocada.
Claro, que Rijkaard también tiene unos jefes que no pueden quedarse de brazos cruzados. El año pasado, estos jefes seguían al equipo por el teletexto y no actuaban porque veían que el Barça iba primero en la clasificación. Pues bien, juro que ayer miré el teletexto y el Barça estaba a nueve puntos del Madrid. Hagan algo señores, porque si sólo nos interesa la página del teletexto que informa que el Barça está vivo en la Copa y en la Champions, nos puede ocurrir lo mismo que el año pasado. ¡Bajen al campo y mójense, que para eso están!”



 

Mala gestión del patrimonio
Sostenía Lluis Mascaró en febrero de 2008 que, tal y como aseguraba Soriano, claro, el fichaje de Ronaldinho estaba amortizado, pero advirtiendo que “el valor real de Ronaldinho en el mercado ha descendido en el último año y medio y que se aleja mucho de los 60 millones que el Chelsea estaba dispuesto a pagar el pasado verano”. A eso se le podría llamar gestionar pésimamente el patrimonio de los socios. Y añadía: “Dejemos que Ronaldinho se despida del barcelonismo como se merece. No observemos con lupa cada uno de sus movimientos. Ni le hagamos marcajes minuciosos en todos los partidos. Todo lo que pueda ofrecer al equipo será bienvenido. Partiendo de la base de que ya lo dábamos por perdido, su contribución deberá valorarse positivamente. Los ‘slaloms’ son ahora territorio de Messi. El brasileño, que se dedique a dar buenos pases, a lanzar las faltas y a marcar algún gol, que buena falta nos hace. Y que cuando se vaya, lo haga por la puerta grande. Como no han podido hacerlo otros”. Pues no. Ronaldinho no se fue por la puerta grande. Laporta tampoco supo hacerlo. Curioso también que Lluis Mascaró pidiera que no se marcara con lupa a Ronaldinho ni se le hicieran marcajes minuciosos. Curioso, sí. Unos días más tarde escribiría: “el brasileño progresa adecuadamente, pero todavía le falta mucho para aprobar su asignatura pendiente: volver a ser un crack”. Si jugaba bien ya no bastaba con que diera buenos pases, lanzara faltas o metiera algún gol. Ahora se le exigía que volviera a ser un crack. ¡Qué complicado!

 

El relevo
Y mientras Rijkaard mantenía que “Ronnie sigue siendo el número uno del mundo, para mí y para Messi”, Sport tenía prisa por escenificar el cambio de monarca blaugrana. El 8 de febrero informaba de que “Messi vende más camisetas que Ronaldinho (…) Messi, más  famoso y rentable que Ronnie (…) Parece que el relevo de las estrellas está ya servido a nivel del gran público que ha encumbrado a Messi en el trono de Ronaldinho (…) El argentino cada día es más popular y supera a su amigo Ronnie”. El brasileño, todavía de cuerpo presente en el Barça, era invitado sencillamente a “desaparecer”.

 

El gran temor de la directiva
Lo explicaba Lluís Mascaró el 12 de febrero de 2008: “El gran temor de la directiva en estos momentos es que el brasileño quiera cumplir su contrato hasta el 30 de junio del 2010”. O lo que es lo mismo: qué inconscientes fueron el presidente, su cuñado y el vicepresidente cuando, reunidos ¿clandestinamente? en el domicilio del presidente con los hermanos de Ronaldinho, trataron por todos los medios de convencer al futbolista para que firmara un contrato con el Barça de por vida a cambio de cantidades inhumanas. Si la posibilidad de que Ronaldinho quisiera seguir hasta el 2010 producía temor, ¿cómo hubieran valorado tener que aguantarle hasta el final de sus días? ¿Con pánico? Lamentable.

 

¿Quién sale ganando?
J.M. Artells se lamentaba el 12 de febrero de 2008 de que ”de Ronnie se habla mal cuando no juega, y peor cuando lo hace, aunque con su presencia se empate ni que sea milagrosamente. Hay que preguntarse quién sale ganando con la desvalorización sistemática y el maltrato del que aún es el mejor activo futbolístico del barcelonismo. Esa lluvia fina de desprecios no solamente no conecta con el sentimiento barcelonista de agradecimiento y crédito a Ronaldinho, sino que desenfoca el uno por uno del equipo y el dudoso aprovechamiento que se hace de la plantilla”. Nadie salió ganando. En esta refriega perdieron todos.

 

Un problema de actitud
El Periódico denunciaba el 17 de marzo de 2008 que Ronaldinho se había borrado de un partido en Almería: "el Barça se fue ayer hacia Almería en cuadro, diezmado por las lesiones, y Ronaldinho se quedó en casa por unas molestias en los aductores de la pierna derecha. Al menos eso es lo que decía la nota médica del club azulgrana. Pero el dolor que sufre el brasileño va más allá del puramente físico o muscular. Es un pinchazo que lleva mucho tiempo instalado en su cuerpo y que ha derivado en una falta de actitud profesional y compromiso con el club y sus compañeros (…) Así es desde hace más de un año y así ha sido esta semana. Una más. Por eso Frank Rijkaard ha preferido dejarle en casa. Mejor allí que en el campo. De hecho, el Barça lleva tanto tiempo esperando su promesa -"cuando el equipo me necesite, estaré", dijo la estrella- que se ha acostumbrado a sobrevivir sin él. Y sin su presencia, no le ha ido tan mal”.  Preguntado al respecto de esta información, Laporta manifestó: “Yo no tengo noticias de que haya pasado nada”. Un año después estábamos en las mismas. Autogestión. Autocomplacencia.

 

Los médicos entran en juego
Ante la persistencia de las molestias en el aductor, los médicos del club decidieron realizarle a Ronaldinho una resonancia magnética cuyos resultados descartaban la presencia de lesión alguna. Y así lo comunicaron al mundo. Sport hablaba de “un parte frío y contundente que desenmascaraba al jugador, abriendo claramente la posibilidad de que el brasileño se esté borrando (…) Este comunicado está hecho a conciencia y cuenta con la aprobación plena de las altas esferas del club, es decir, del presidente Joan Laporta, el vicepresidente deportivo, Marc Ingla, y el secretario técnico, Txiki Begiristain. ¿Qué han querido denunciar con este comunicado? Pues lo que muchos creían desde hace tiempo: Ronaldinho no está teniendo una actitud profesional al cien por cien y esta situación está perjudicando negativamente al resto del equipo (…) Pero no sólo la sombra de lesiones, que invitan a pensar en el dramaturgo Molière y en su obra el ‘enfermo imaginario’, han acechado en la figura de Ronaldinho sino también en su actitud como profesional. Sin ir más lejos, la semana pasada fue señalado como uno de los jugadores que llegaron al entrenamiento del jueves en un estado no del todo adecuado. Por lo visto, la noche del miércoles se vivió con intensidad porque era la despedida de Leo Messi, que se iba a Argentina a recuperarse. Ronnie también fue uno de los protagonistas de la fiesta de cumpleaños que celebró Samuel Eto’o tras el partido ante el Villarreal al presentarse en horas altamente intempestivas”.
El parte finalizaba concretando que el jugador recibiría tratamiento para solucionar sus molestias. ¿Qué tratamiento? ¿No quedaba claro que Ronaldinho no estaba lesionado? A todo esto, Ronaldinho estaba indignado porque el parte médico fue hecho público sin su consentimiento, algo que contraviene el más elemental sentido de la ética profesional médica. Para más INRI, el parte recogía el consentimiento del jugador para hacerlo público, algo que él consideró una falsedad. Ronaldinho se sentía traicionado por entender que se le hacía partícipe de una mentira. Si el  tema era cierto, que el jugador se borrara del partido de Almería sin sufrir ninguna lesión, era lo suficientemente grave como para imponerle al jugador una severa sanción. Pero tampoco hubo castigos. Ronaldinho, indignado, y aún con molestias, pidió incorporarse a la expedición del siguiente partido en Valencia. Rijkaard no le convocó y el Barça fue eliminado de la Copa. Luego acabaría rompiéndose y confirmando que no engañaba a nadie cuando afirmaba que notaba molestias. Pero entonces el club ya no se preocupó de montar un show mediático con las explicaciones de los médicos. Ya no tocaba.

 

“El primer puñetazo, para Ronaldinho”
Así se felicitaba Josep Maria Casanovas el 18 de marzo de 2008: “¿A quién quiere engañar Ronnie? Por supuesto a Rijkaard, que dijo el domingo en Almería que estaba lesionado y ahora los médicos demuestran que no es verdad.
Simular una lesión inexistente ha sido la gota que ha desbordado el vaso de la paciencia de la directiva. El primer puñetazo para demostrar que no piensan tolerar más indisciplinas para evitar acabar la temporada como el año pasado ha sido propinarle un puñetazo al brasileño sacando a la luz el parte médico. A la vista de todo esto, defender ahora a Ronaldinho es poco menos que imposible, máxime al comprobar que él no pone nada de su parte para volver al buen camino”.

 

La otra visión
Santi Nolla ofrecía ese día la otra visión de la situación en Mundo Deportivo.  “Ayer Ronaldinho volvió a ser cuestionado. Al brasileño se le critica si juega, porque no debe jugar, y si no juega, porque debería haber jugado. Las imágenes en televisión del entrenamiento de Ronnie ayer, corto y poco intenso, no le hicieron ningún favor. Parece que exista la consigna de que cuando hay lío se dé protagonismo a Ronaldinho. Así alguien descansa pensando que el culpable de la situación azulgrana es él y con la cortina de humo puesta ya no es necesario buscar más responsables.… El club emitió ayer un comunicado en el que decía que no estaba lesionado, creando un precedente peligroso, ya que los partes médicos son para informar sobre lesiones, bajas o altas, no sobre ausencia de lesiones. Además, el comunicado desautorizaba a Rijkaard, que anteayer, después del partido ante el Almería, sí dijo que estaba lesionado”.

 

No sólo es Ronnie
Esa era la reflexión de Josep Maria Artells en Mundo Deportivo el 19 de marzo de 2008: “Hoy no es complacencia, es inanición, dejadez. Una sensación de debilidad que desciende desde arriba y llega hasta un vestuario acostumbrado a no saber quién es el jefe. Ronaldinho no se entrena, Eto'o llega tarde de África y no juega en Zaragoza, a Márquez lo pillan en Madrid, no faltan las fiestas de cumpleaños tras perder ante el Villarreal, amén de otras juergas. No es extraño.

 

Cuando el presidente se dedica a viajar en avión privado sin dar explicaciones y le da una patada a la memoria histórica del barcelonismo escaqueándose del homenaje al legendario Ramallets, todo parece más comprensible. Cuando el director técnico aparece con otro directivo jugando a golf en Bulgaria desatendiendo los numerosos fuegos que le rodean, todo está más claro. El vicepresidente deportivo Ingla, entre tanto, va haciendo informes. Que se sepa nunca se ha aplicado el tan cacareado código interno porque todo, todo, todo, lo dejan en manos de Rijkaard. Todo el mundo conoce a Rijkaard y sabe de su manga ancha. Sin embargo, nadie actúa. La apuesta de la directiva del pasado verano ha sido un fracaso. Eso sí, se encarga de que se sepa todo sobre Ronnie pero el paraguas del brasileño, con todas sus torpezas, no alcanza para tapar la repetición de los errores”.

 

Crack malcriado
Sostenía Lluis Mascaró en Sport: “Ronaldinho, Deco, Márquez o cualquier otro de esos futbolistas blaugrana que se consideran dioses no son más que cracks malcriados, borrachos de dinero y de fama. No conocen la cultura del trabajo ni les interesa. Sólo piensan en disfrutar de su dinero y de su gloria sin importarles para nada los sentimientos de los millones de aficionados que los han convertido en lo que son: ídolos mediáticos. El domingo ni siquiera estuvieron al lado de sus compañeros para intentar ganar al Almería. Siguieron refugiándose en su indolencia alegando extrañas lesiones para no tener que dar la cara. No se merecen todo lo que les estamos dando”. No sólo ellos se consideraban dioses. También Sport los encumbraba como tales con esa misma expresión. Y sería bueno preguntarse quién les malcrió y quién engañó a los socios diciéndoles que todos ellos llegaban al club comprometidos con el proyecto. Demasiadas mentiras para resumirlo todo en que tres jugadores sólo piensan en disfrutar de su dinero. Quizá a alguien se le fue la mano dándoles más dinero y mimos de lo que en realidad merecían.

 

Un ejemplo de premeditación
Escribía José Luis Carazo en Sport: “Si al final el crack brasileño sigue haciendo de su capa un sayo, es entonces cuando Joan Laporta y su junta le debe dar las gracias por los servicios prestados y buscarle un salida airosa, pero mucho me temo que Ronaldinho, que tiene contrato hasta el 2010, no esté por la labor y prefiera mantener un pulso en busca de su beneficio propio ya que cuando acabe su contrato se podrá ir con la carta de libertad y fichando donde le venga en gana. Una decisión, en todo caso, que demostraría la falta de profesionalidad de Ronnie, que preferiría no jugar en el Barcelona antes que buscar un destino airoso en el que ambas partes salieran beneficiadas”. Es decir, que antes de producirse la herida José Luis Carazo ya ponía la tirita. A Ronaldinho le caían palos hasta por lo que no había ocurrido todavía. Pero con tal de atizarle, todo valía, incluso adelantar que no querría abandonar el Barça porque era un mal profesional, más o menos lo que sucedería poco después con Eto´o.

 

A saco
Lluís Mascaró preparaba la puntilla dentro de la operación de acoso y derribo con ataques sangrantes dirigidos a acabar con el último residuo del rosellismo: “La trayectoria deportiva de Ronaldinho en el Barça acabó hace meses. El brasileño ya no ejerce de futbolista profesional, sino de turista multimillonario. Vive la vida loca, exprimiendo la noche catalana hasta la última gota. Y luego se borra de los entrenamientos y de los partidos. No pasa un día sin que alguien denuncie haberlo visto saliendo de tal o cual discoteca a altas horas de la madrugada. Sus fiestas ‘privadas’ ya son públicas y ni siquiera Rijkaard, su más firme defensor, le tapa ya las vergüenzas. Sólo algunos de sus compañeros, con un mal entendido sentido de la solidaridad, intentan justificar lo que es injustificable. Todos estamos de acuerdo en que Ronaldinho es irrecuperable para el Barça”. ¿Todos, todos? El Camp Nou jamás se manifestó en ese sentido. Aunque seguramente para Mascaró los que no entraban en “todos” debían ser los nostálgicos del pasado y resentidos que no habían sabido digerir la forma de dirigir el club de Laporta. Una minoría a la que no había que hacer caso, aunque luego se convirtiera en el 60% de la masa social.

 

Entiendo que, en estos momentos, nadie duda de que la única solución al ‘caso Ronaldinho’ es una rápida venta al primer equipo que haga una oferta. La que sea. No se trata de ganar dinero con el brasileño porque es un futbolista que ya está amortizado, sino de ahorrarse los nueve millones de ficha anuales hasta junio del 2010. Pero hay un componente más decisivo para el traspaso que el económico: se trata de evitar que su indolencia y su actitud irresponsable contamine el vestuario. En esta plantilla hay jugadores jóvenes con mucho futuro a los que hay que aislar urgentemente de las malas influencias.

 

Aceptemos la realidad y no le demos más vueltas. Hay que dar las gracias a Ronaldinho por lo mucho que significó para el Barça y para los culés durante sus tres primeras temporadas y decirle adiós sin ira pero también sin miedo. Que se vaya donde quiera. El mejor Ronnie ya no volverá”. Esa era la forma de motivar al futbolista cuando el Barça se estaba jugando la temporada. Era una manera como otra cualquiera de remar en la dirección que más necesitaba el Barça.

 

El club no cuida a su buque insignia
Lo decía Dagoberto Escorcia en La Vanguardia: "Que quede claro que el primer culpable de todo lo que está ocurriendo es el propio jugador, que no se ha cuidado y ha demostrado falta de responsabilidad y de profesionalidad. Que quede claro también que el club no está exento de culpabilidad. Tenía que haberse ocupado más rigurosamente de su buque insignia. Muchos de los contratos que tiene el club los tiene por la misma imagen de Ronaldinho y cuando se tiene un diamante como éste lo lógico, lo normal, lo que se espera de un club grande es que se ocupe y preocupe de él. En este sentido, el Barça ha mostrado negligencia. Y también ha fallado cuando no convoca ninguna rueda de prensa el mismo día que el jugador se lesiona. Era necesaria y también era obligada la presencia de un médico que explicara con pelos y señales la lesión, como sucedió 24 horas más tarde. Era imperioso explicar lo que había pasado, cómo se había lesionado la estrella del equipo, para cuánto tiempo tiene y qué será de su vida a partir de ahora. Pero ese silencio es culpa del área de comunicación, que prohíbe a casi todos sus empleados que atiendan a los medios. Y la prensa lo único que necesita es información para no inventar, aunque en esta profesión como en tantas otras hay de todo”.

 

El ídolo se va
Josep Maria Artells ya se iba haciendo a la idea de la inminente marcha de Ronaldinho cuando el 11 de abril de 2008 escribía en Mundo Deportivo que “cuando se marche únicamente se relamerán de gusto algunos incompetentes. El barcelonismo, sin embargo, le deberá a Ronnie el homenaje de quien con todo merecimiento ya ocupa su lugar en la galería de los gigantes blaugrana, con Gamper, Samitier, Alcántara, Kubala, Suárez, Cruyff, por su única temporada de jugador de talla, y Ronaldinho.

 

Dentro de poco ya no contará para la historia la incapacidad de la directiva por recuperar al crack, las filtraciones de sus andanzas, los necios trucos con los partes médicos ni la insensatez de la gente más próxima a Laporta, como Cruyff y Sala Martín, que hicieron leña del árbol caído; ni contará este año de profundo abismo y errores del jugador, que también los ha tenido como los tuvieron otros magos de otras épocas

 

Deja menos dinero que Ronaldo
Laporta decidió finalmente traspasar a Ronaldinho al Milan por 20 millones de euros más un variable en función de resultados. El Barça vendía al mejor futbolista del mundo por menos dinero de lo que pagó el Inter por Ronaldo, once años atrás, por el que Núñez obtuvo 24 millones de euros (4.000 millones de pesetas). Esa venta se convirtió en un argumento del Elefant Blau, liderado por el exigente y quisquilloso opositor Joan Laporta, para interponer una moción de censura contra Núñez y su directiva.
Finalmente, pese a tener una cláusula de rescisión de 150 millones –en función de la cual quedaba establecida su ficha-, Ronaldinho fue vendido con 28 años por diez millones menos de lo que costó. Abramovich acababa de pagar el doble por Schevchenko, un futbolista de más edad y menos recorrido que el brasileño. Pero para vender bien hay que saber.

 

No se le puede regalar
Decía Lluis Mascaró el 23 de abril de 2008 que “Ronaldinho está deportiva y económicamente amortizado, pero ha sido un crack y no sería estético regalarlo como hicieron otros con Rivaldo”. Ya no había que aceptar la primera oferta que llegara. Y no, no lo regalaron. Le sacaron 20 millones al Milan, que pagó 130 millones menos de la cifra con la que el FC Barcelona valoró al jugador en su cláusula de rescisión. No lo regalaron. Como tampoco regalaron a Deco, por quien el Chelsea pagó 10 millones, el fichaje más barato de la historia futbolística de Roman Abramovich hasta ese momento (6 millones menos de lo que pagó el Barça por Martín Cáceres) y la misma cantidad que pagó Laporta por Henrique, un brasileño que no daba la talla para jugar en el Barça y fue cedido al Bayer Leverkusen sin siquiera pisar el césped del Camp Nou y luego al Racing. El Barça malvendió a Ronaldinho y la prueba es que el 24 de abril Laporta sostenía convencido que “vale más de 40 millones de euros". Una cosa es lo que valía y otra lo que el Barça sería capaz de sacar por él. De cualquier forma, resultaba muy triste que los 20 millones cobrados por Ronaldinho ni siquiera cubrieran el coste de los nuevos fichajes Martín Cáceres y Henrique. Así es la vida.

 

La sombra del doping
José Luis Carazo se preguntaba en Sport: ”¿Será verdad que acudió de urgencias por una posible ingesta de anabolizantes? Me aseguran que Ronaldinho, para demostrar que se encontraba en perfectas condiciones físicas, podría haber estado tomando una poderosa fórmula anabolizante nocturna que logra mejoras en la fuerza muscular con ganancias hasta de un fenomenal 250%, en la recuperación y en el rendimiento. Esta revolucionaria fórmula está basada en componentes que clínicamente logran elevar los niveles de testosterona y otros niveles de hormonas anabolizantes mientras descansa”. Con el adiós a la vuelta de la esquina se lanzaba sobre Ronaldinho la sombra del dopping. Estábamos ante el todo vale.

 

Está fatal
El gratuito ADN planteaba la posibilidad de que el jugador brasileño estuviera en el final de su carrera deportiva. Y añadía que “Ronaldinho tiene un tono físico mucho peor de lo que la gente se piensa, después de someterse a un control médico privado”.

 

Citando fuentes de la clínica Delfos de Barcelona, donde el jugador se sometió a un control médico, ADN concluía que “Ronaldinho cuenta con una condición física "nefasta" que le imposibilita para seguir jugando al fútbol de alto nivel”. La información era oportuna y ayudaba a la directiva de Laporta a justificar su decisión de traspasarle ante una masa social que nunca se mostró contraria a la continuidad de Ronaldinho en el Barça. Con informaciones de este tipo Laporta se protegía ante los socios, pero devaluaba enormemente el producto. Si se trataba de “Primer el Barça” y no “Primer Laporta” hubiera sido más interesante evitar intoxicaciones en el ambiente para mantener a salvo la reputación del jugador y obtener un mejor precio de venta.

 

De fiesta en fiesta
Y mientras Maradona manifestaba que "Ronaldinho es el mejor del mundo... y con diferencia", Javier Miguel describía el 9 de mayo en Sport que “Ronaldinho ya tiene las maletas preparadas para ir al Milan. Mientras el equipo se arrastra por la Liga ofreciendo una imagen patética y vergonzosa, el brasileño sigue de fiesta en fiesta, totalmente despreocupado del sufrimiento y el calvario que están soportando sus compañeros. Es más, nos consta que el jugador lleva unos días despidiéndose de todo aquel que se encuentra por el vestuario con una coletilla en italiano: “Arrivederci, amici!” (Adiós, amigos). Una forma como cualquier otra para demostrar el grado de compromiso que ha tenido el jugador durante los últimos años, ya que en un momento tan delicado para el equipo, él sigue a la suya, con sus bromas y tonterías”.

 

Y El Periódico ampliaba detalles con datos sobre la fiesta de despedida que Ronaldinho montó en Castelldefels, con “samba, bebidas y mujeres hasta altas horas de la madrugada”.

 

Seguía Sport: “No hay duda de que el delantero brasileño es uno de los mayores responsables de la situación a la que se ha visto abocado el equipo. El fue en su día el abanderado del nacimiento y explosión del ‘circulo virtuoso’ y también es el protagonista principal de la caída y óbito del proyecto de Laporta”. O lo que es lo mismo, también él tenía la culpa de que “el equipo se arrastrara por la liga ofreciendo una imagen patética y vergonzosa” aunque no participara en el juego.

 

Su falta de compromiso, endiosamiento y pocas luces le han llevado a un callejón sin salida en el Barcelona. Su única opción es salir del club por la puerta falsa, una costumbre entre muchos de los ‘cracks’ que aterrizan en Barcelona”. Los otros se fueron por la puerta falsa por culpa de los presidentes anteriores. En el caso de Ronaldinho, en cambio, era el jugador el que se empeñaba en elegir esa puerta de salida tan poco glamourosa.

 

Se va por libre de vacaciones
El 13 de mayo, con la liga sin finalizar y con un amistoso pendiente en Arabia Saudí el 26 de mayo, el barcelonismo se informaba por Sport de que “Ronaldinho ya está de vacaciones”. Y la directiva tuvo que anular el amistoso porque los árabes no quisieron saber nada del partido si no acudía Ronaldinho.

 

Maradona habla de nuevo error histórico
"A mí ya me pasó con Núñez. No ha cambiado nada. Ronaldinho es demasiado buen tipo, demasiado buen jugador como para que se le critique. Se lo ha dado todo al Barcelona y, ahora que no ha jugado, no ganan nada sin él. Le pido a los barcelonistas de verdad que retengan a Ronaldinho. Que no pase lo mismo que con Figo, con Romario, con Rivaldo, y tantos otros a los que echaron por celos en el Barcelona. Si Ronaldinho ficha por el Milan o cualquier otro club, cuando vuelva a Barcelona los va a vacunar, les va a meter tres goles". Tampoco era eso.

 

Más de la mitad de los barcelonistas se lo quedarían
El 56% de los internautas de MD se mostraba partidario de la continuidad de Ronaldinho en el Barça. Este era el resultado de una encuesta realizada por Mundo Deportivo entre sus lectores el 17 de junio de 2008. Este dato cuestionaba el supuesto convertido en cierto por un sector de los medios de comunicación barceloneses según el cual existía un clamor anti Ronaldinho entre el barcelonismo. Y la prueba es que jamás recibió broncas, pañoladas ni pancartas contrarias en el Camp Nou

 

Se va al Milan, no al Brescia
Finalmente Ronaldinho no optó por hacer valer su contrato y su continuidad en el Barça. Y eligió el Milan, cuya oferta era inferior a la del Manchester City, que estaba dispuesto a llegar hasta los 30 millones, pero el Barcelona tuvo que aceptar la voluntad del jugador porque éste se guardaba en la manga el as de la reglamentación FIFA por la que podía abandonar el Barça abonando apenas 10 millones si se acogía al artículo 17. Pero ni él ni el club tenían ningún interés en llegar a esta situación límite. Guardiola le descartó en su primera rueda de prensa como técnico del primer equipo y él no era de esos, como aventuraba Sport, capaces de quedarse de vacaciones en un club en el que no se le valoraba con el único fin de cumplir un contrato firmado. Ronaldinho se fue al Milan y Deco al Chelsea. Los dos repudiados se fueron a dos grandes de Europa. Nada que ver con el Brescia, en donde recaló el ilustre Pep Guardiola cuando decidió irse del Barça.

 

Retorno emocionante
Ronaldinho regresó al Camp Nou dos años después. Sandro Rosell estrenaba presidencia y eligió el Milan como rival del Barça en el Gamper para ofrecerle a Ronaldinho la posibilidad de despedirse como no pudo hacer dos años atrás. El Camp Nou se rindió a sus pies y le agradeció espontáneamente lo mucho que hizo por el Barça. Fue una jornada inolvidable en la que Ronaldinho demostró su sentimiento barcelonista fotografiándose con sus ex compañeros como si todavía fuera los suyos. Puyol tuvo el gesto de regalar el trofeo Gamper que el Barça conquistó en los penalties. El barcelonismo hizo las paces con su ídolo, que jamás olvidará una noche tan hermosa como aquella.



MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO

Txiki, el recomendado de Cruyff (I)

 Los extranjeros tienen que marcar diferencias / Todos quieren venir / El Dream Team, sin secretario técnico / Se le escapan los futbolistas / Cocu y Saviola / Contra Rosell / Más provocaciones / Reorganiza la cantera / ¿Los mejores años de Albertini? / El criterio cambiante de Txiki

VER CAPÍTULOS ANTERIORES


Deja tu Comentario