2014-10-17 13:10 Real Madrid Por: Administrador

Ronaldo, mejor promedio de los 50 máximos goleadores de la historia de la Liga



Iñaki García

Cristiano Ronaldo está listo para superar todos los récords posibles. El portugués pretende ser un goleador de leyenda y desde que ha llegado al Real Madrid ha elevado sus números por encima de la historia. De hecho, entre los 50 máximos goleadores de la historia de la Liga Española no hay ningún jugador que sobrepase el promedio de gol por partido excepto el portugués que lo hace holgadamente con 190 tantos en 171 partidos (1,11 goles por partido).



De hecho, hay que remontarse al puesto 64 de esta clasificación para ver un promedio similar. Isidro Lángara lo firmó con el Oviedo pero disputando la mitad de partidos (104 goles en 90 partidos, 1,16 goles por partido), por lo que tiene aún mayor mérito haber aguantado esa capacidad goleadora durante tanto tiempo.

Además la semana pasada Cristiano Ronaldo alcanzó el Top Ten de máximos goleadores de la historia de la Liga Española al superar los 186 tantos de Santillana, futbolista que necesitó 290 partidos más para alcanzar esa cifra.

Leo Messi, que se encuentra a solo tres tantos de convertirse en el máximo goleador de la historia de la Liga al alcanzar a Telmo Zarra, posee unos números extraordinarios con 249 tantos en 284 partidos, pero está lejos del promedio goleador de la estrella del Real Madrid. 



DUELO TITÁNICO DESDE 2009 CONTRA MESSI

Sin embargo, en su duelo directo con el jugador argentino del FC Barcelona el portugués tiene peores números que él si contamos desde la temporada 2009-2010 que fue cuando aterrizó Cristiano Ronaldo en el Real Madrid procedente del Manchester United. Desde esa temporada a la actualidad Leo Messi ha anotado 195 goles en 175 partidos lo que da una media de 1,114 goles por encuentro mientras que Cristiano Ronaldo los citados 190 goles en 171 partidos que da un promedio ligeramente inferior (1,111 goles por encuentro). La rivalidad entre ambos ya es historia de la Liga, aunque seguro que al duelo aún le quedan muchas batallas por librarse.

 


Deja tu Comentario