2013-03-05 17:03 FC Barcelona Por: Administrador

Rosell envía un mensaje de desánimo a sus jugadores



Sandro Rosell lanzó ayer un mensaje de pesimismo a los futbolistas del FC Barcelona invitándoles a la autocomplacencia. Por supuesto que la salud de una persona está por encima de todo. Por supuesto que estamos todos preocupados por Tito y deseando su recuperación. Por supuesto que no es comparable un título a una vida. Dicho esto, y asumiendo la relatividad de los éxitos al lado de lo que supone una vida humana, estuvo de más el discurso derrotista del presidente blaugrana a sus jugadores poniéndose la venda antes de producirse la herida.

Dijo Sandro Rosell: "La prioridad absoluta del club este año es la recuperación de la salud de Tito Vilanova, todo lo demás pasa a un segundo plano. Si se ganan títulos, fantástico, si no no pasa nada". ¿Cómo que no pasa nada? Una empresa de 500 millones de presupuesto no puede permitirse el lujo de cerrar un balance con resultados ruinosos porque no puede echar mano de una de las piezas clave de su staff. Sensibilidad hacia la situación de Tito Vilanova, toda; pero autocomplacencia cero. Los jugadores recibieron el mensaje: si no ganamos nada no pasa nada. Y no es eso lo que ellos necesitan escuchar en este momento.



A Sandro Rosell no le hubiera costado nada decir lo mismo, anteponer la salud de Tito a todo y acabar expresando algo así como: "y estoy seguro de que precisamente por Tito los jugadores nos van a dar muchas alegrías este año". En lugar de eso, mensaje derrotista que invita al desánimo. NI siquiera el difícil trance por el que está atravesando Tito y del que parece que saldrá bien justificaría la pérdida de una Liga que está ganada.

Es evidente que la plantilla está atravesando por un bache físico y moral. Y no puede ser que el presidente estropee los esfuerzos que Tito hace hablando por teléfono con todos y cada uno de sus jugadores tratando de levantarles la moral y reconducirlos por el camino de la victoria.


Deja tu Comentario