2011-06-16 15:06 FC Barcelona Por: Administrador

Rosell: "No nos volveremos locos por Cesc"



En todo caso, Rosell, quien ha calificado la temporada que se acaba de cerrar como "una de las mejores de la historia" en el plano deportivo, no ha querido desvelar las negociaciones que el club está llevando a cabo para renovar el equipo.

Cesc Fàbregas, capitán del Arsenal, fue el que más interés acaparó durante la rueda de prensa ofrecida por Rosell, quien en un momento de su larga intervención (70 preguntas en una hora y 22 minutos) llegó incluso a asegurar que "no tenía ni idea" de si el Barça tiene interés en firmar al centrocampista de los 'gunners', al chileno Alexis Sánchez o al delantero del Villarreal Giuseppe Rossi.

"Estas negociaciones se hacen sin luz ni taquígrafos. No sé si tenemos interés en Cesc, Rossi o Alexis, no tengo ni idea. Lo que nos interesa es que no se hable mucho", ha resumido a modo de declaración de intenciones.

Entrando en materia, Rosell ha explicado que el valor de Fàbregas es inferior a los cuarenta millones de euros, cantidad que ofertó el Barça por el centrocampista del Arsenal el año pasado y que no aceptó el cuadro londinense.

"¿Cuál es el límite para ficharlo? Hay que verlo. Primero se tiene que saber cuál es su salario y cuáles son sus condiciones (3, 4 ó 5 temporadas), todo está en relación entre el salario y el traspaso, pero si el año pasado ofrecimos 40 millones y se ha producido una amortización, es evidente que este año su valor es inferior", ha dicho.

Rosell supone que Cesc "quiere venir al Barça" porque "la mayoría de jugadores del mundo" lo desean. "No sé qué pasará con Cesc, pero en el supuesto caso de que nos interesara, no tiraremos la casa por la ventana ni nos volveremos locos", ha indicado.

Tampoco ha querido desvelar si el fichaje de Cesc es una petición expresa del técnico, Pep Guardiola, y al respecto ha explicado el protocolo que se sigue en estos casos.

"Pep dice las posiciones que necesita, se lo comunica a Zubizarreta (director deportivo), se estudia por la secretaría técnica y después se decide el orden de prioridades. Por cada puesto tenemos tres o cuatro nombres", ha insistido.

Rosell ha asegurado que Guardiola "específicamente" no ha hablado de nombres, sino de posiciones. "Después de la reunión deportiva con Zubi, es la junta la que tiene que tomar la decisión económica", ha recordado.

Sí ha sido más explícito a la hora de cuantificar el gasto en fichajes: 45 millones de euros más las ventas de jugadores que se produzcan.

"Este es el plan de negocio que tenemos para enjugar la deuda. Si no llegamos a las demandas del equipo técnico con esto, podríamos llegar a plantearnos, aunque no queremos, adelantar una parte de lo que tenemos presupuestado para el año que viene, con lo que supondría que el año que viene no ficharíamos a nadie", ha explicado.

Tampoco ha querido comentar el número de fichajes que realizará el Barça, pero ha apuntado, sin embargo, que se da el caso de un futbolista que está dispuesto a firmar por el Barcelona reduciendo sus emolumentos, algo que ya ocurrió el año pasado con el argentino Javier Mascherano.

Tras asegurar que no está preocupado ante el futuro de Guardiola, con contrato hasta junio de 2012, Rosell ha asegurado que el mercado futbolístico está "inflado" por un par o tres de equipos (Chelsea y Manchester City) y que el Barça debe mantener la coherencia económica.

"Tenemos que tener estabilidad económica, no podemos dejar el club con esta losa estratosférica, que es su deuda. Seguiremos siendo austeros, seguiremos recortando donde podamos", ha anunciado Rosell, quien ha recordado que "milagros no existen" y que los presupuestos "no se pueden estirar como si fuera chicle".

Al respecto, Rosell ha recordado que se encontró con una deuda de 532 millones de euros cuando accedió al cargo y que el Barça cerrará el actual ejercicio con 483 millones de deuda.

"Hemos dedicado dinero a devolver créditos y pagamos doce millones de euros en intereses anuales. Se puede demostrar que se puede ser competitivo y también ser austero", ha indicado el presidente del Barça.

En positivo, Rosell ha destacado el 5-0 conseguido por el equipo ante el Real Madrid en la Liga, la victoria de Wembley y el retorno a los terrenos de juego de Eric Abidal, y en el otro lado de la balanza, el presidente del Barça ha explicado que la decisión "más difícil" fue la venta de Zlatan Ibrahimovic.

"Fue un acierto en lo deportivo, pero muy complicado en lo económico, porque supuso una pérdida de 50 millones de euros y que la directiva tenga que avalar una temporada más", ha indicado. EFE




Deja tu Comentario