2012-09-11 11:09 FC Barcelona Por: Administrador

Rosell irá a la manifestación a título personal, pero no como presidente del Barça



En un día como hoy en el que el presidente del FC Barcelona ha decidido no manifestarse en la convocatoria multitudinaria que lanzará a cientos de miles de catalanes a la calle bajo el lema de "'Catalunya, nuevo Estado de Europa', nos enteramos de que el año que viene la camiseta suplente del FC Barcelona se inspirará en el diseño y los colores de la senyera catalana. Una de cal y otra de arena.

Sandro Rosell ha escogido con tacto el momento de soltar la noticia de la camiseta eligiendo a diversos medios amigos para que propaguen la catalanidad de un presidente que no se siente identificado con el sentir popular de la calle cuando éste se orienta hacia la cuestión independentista. Rosell no se atreve a ir a la manifestación como presidente del FC Barcelona y, para compensarlo, vende catalanismo a través de una camiseta que ningún otro presidente ha sabido pintar con los colores de la enseña catalana. Una cosa va por la otra. El aparato de propaganda del presidente ha pretendido acallar las voces críticas por un absentismo que ya empieza a ser habitual en él.



Ante el cariz que estaban tomando los acontecimientos, Rosell ha decidido finalmente cambiar de estrategia y ha filtrado a otro medio amigo que sí va a acudir a la manifestación, pero como Sandro Rosell, no como presidente del FC Barcelona. Y mezclado con la masa, huyendo del protagonismo. Es decir, Sandro Rosell no ejerce la presidencia del FC Barcelona full time y se quita y se pone la chaqueta de presidente en función de cómo sople el viento. Recuerda a Joan Gaspart cuando justificaba sus salidas de tono diciendo: "esto lo digo como socio del Barça, no como vicepresidente".

Dos años después de acceder a la presidencia del FC Barcelona, Sandro Rosell no ha entendido todavía que los socios le han elegido para que les represente las 24 horas del día y para que tome decisiones, no para que se abstenga y trate de contentar a todos con actuaciones ambiguas como la que nos ocupa. Catalunya está preocupada y quiere expresarlo en la calle. Sandro Rosell también, pero el presidente del Barça se queda en casa en una manifestación que guarda más relación con las inquietudes actuales de la ciudadanía que con los propios partidos políticos.

El Barça, una de las instituciones emblemáticas de Catalunya, estará ausente en la concentración en la que el pueblo expresará libremente su opinión. Dice Rosell que acudirá a la manifestación a título personal, pero que "el club no se posiciona políticamente".  Rosell no entiende que el Barça no debe posicionarse políticamente, debe posicionarse con el pueblo. Y el pueblo sale hoy a la calle a manifestarse.






Deja tu Comentario