2012-01-31 15:01 Real Madrid Por: Administrador

Rosell se suma al llanto culé por los árbitros



Lloros y más lloros. Ese es el escenario preferido de Sandro Rosell. El presidente azulgrana ya ha comenzado su discurso derrotista y ventajista para hacer una campaña de ayudas arbitrales que en todo este tiempo no le ha faltado a su equipo. Según las palabras del máximo representante azulgrana la valoración arbitral le gusta hacerla “a final de temporada”, pero según su opinión “este año no pinta bien la cosa”. A Sandro Rosell parece que no le valió pasar a semifinales de la Copa del Rey con la inestimable ayuda de Teixeira Vitienes, sino que esperaba que los siete puntos perdidos en Liga en favor del Real Madrid también se los regalaran los de negro. El llanto culé está a flor de piel, y parece que su discurso de ‘no hablar de los árbitros’ es cosa del pasado.

Esta no ha sido la única pullita del mandamás azulgrana, sino que, una vez más, ha aprovechado para mandar dardos envenenados al máximo rival, el Real Madrid, equipo que por mérito propio le saca siete puntos en la tabla clasificatoria y el cual le debería haber apeado de la Copa del Rey por fútbol. Así, Sandro Rosell ha manifestado que ellos se tiene que “preocupar de su equipo” y “nunca del entrenador contrario ni de otros jugadores”, pero no ha dudado en recordar sobre el tema Pepe y la intervención del Comité de Competición que “si la cosa no funciona bien, el Barça tendrá algo que decir”.



 En Can Barça se palpa el miedo. El miedo al fracaso, al segundo puesto, y parece que prefieren tirar balones fuera antes que remediar sus errores. Este es el seny, el atacar al madridismo en tiempo de bonanzas. El apelar a los árbitros cuando estos no les acompañan. El discurso culé se cae por su propio peso.


Deja tu Comentario