2012-10-09 15:10 Real Madrid Por: Administrador

Rosell se vendió al radicalismo en la comida de directivas



Y es que, tal y como explica el rotativo, la directiva y Florentino Pérez se mostró sorprendida porque el sitio escogido para comer fuese un símbolo muy característico catalán en medio de la escalada de radicalización que tuvo lugar los últimos días antes del Clásico para convertir el partido en una reivindicación soberanista. Ya sólo el hecho de permitir todo lo que permitió dentro de su estadio el Barça supone una mezcla muy grave de deporte y política, pero el gesto de la comida fue interpretado como una maniobra que los culés podrían haberse ahorrado.

Porque costó que la expedición merengue llegase al Liceu sin sufrir algún tipo de percance, ya que el lugar donde se encuentra ubicado el Teatro, en plena Rambla y con accesos ciertamente complicados para entrar sin ser visto por todo transeúnte que pase por allí, provocó que a la llegada de la comitiva liderada por Florentino, además de las cámaras de televisión y la prensa se agolparan muchas personas que aprovecharon para gritar, insultar y zarandear a los empleados de seguridad de ambos clubes. Ya dentro del Liceu, Florentino, según 'El Confidencial', espetó a que algo así "no se vuelva a repetir".



El Real Madrid no debería haberse visto implicado en las reivindicaciones de las que el Barça se ha hecho también portavoz en el plano político. Florentino Pérez no tiene nada que ver con la independencia de Cataluña pero Rosell decidió "usar" a los directivos blancos como "blancos" (valga la redundancia) de los barceloneses que claman estos días por la independencia. Un gesto lamentable por parte de una directiva que luego se permite dar lecciones de señorío cada vez que puede.

La prepotencia del club culé en los últimos tiempos, su discurso airado y amenazante incluso desde el plano jurídico contra Mourinho, las tensiones vividas en los Clásicos de hace dos temporadas y el tiempo han hecho mella en las relaciones entre Rosell y Florentino, otrora compañeros que hasta se ayudaban mutuamente en temas de interés para ambos clubes. Todo eso ha quedado en el olvido... porque el presidente azulgrana ha decidido pasarse al bando cavernario, al sector radical. Ellos verán.


Deja tu Comentario