2012-05-27 11:05 FC Barcelona Por: Administrador

Rosell tiene que exigir una explicación por las entradas



Se repitió la historia de Mestalla en 2009. Por cada barcelonista presente en las gradas del Vicente Calderón había tres del Athletic de Bilbao. Teóricamente, cada club tiene el mismo número de entradas asignadas. Sin embargo, la proporción fue cruelmente contraria al Barcelona. Miles y miles de barcelonistas se quedaron con las ganas de acceder a una entrada para la final. Miles y miles de aficionados bilbainos la han tenido.

La historia no es nueva. Ya sucedió exactamente lo mismo con motivo de la final de Copa de Valencia, con los mismos equipos, en 2009. Es evidente que en este desproporcionado reparto algo tiene que ver Ángel Villar, el presidente de la Federación, ex jugador del Athletic. La Federación se queda un tercio de las localidades del aforo del estadio y es público y notorio que Villar se ha tomado la molestia de contentar a los suyos en una actitud intolerable que ya es reincidente.



Villar le tomó el pelo a Laporta y se lo ha vuelto a tomar a Rosell. Villar le ha tomado el pelo a la afición del FC Barcelona. Rosell está obligado a pedir una explicación y a adoptar las medidas que considere oportunas contra una injusticia en la que sale perjudicada la afición del Barcelona. La poítica del silencio no cabe en esta ocasión. El presidente del Barça se debe a sus socios y debe actuar con contundencia, exigir responsabibilidades y obrar en consecuencia. El socio del FC Barcelona no se merece las cacicadas de un presidente que ejerce su cargo como si fuera el amo de un cortijo privado. Villar se ha reido de los socios del FC Barcelona y Sandro Rosell no lo puede consentir. Rosell ha tragado mucho en sus dos años de mandato, pero por ahí no puede seguir pasando. El socio espera que por una vez su presidente ejerza como tal y defienda sus intereses. No es suficiente con lamentarse, algo hay que hacer, y rápido.

Quedamos a la espera.


Deja tu Comentario