2013-07-08 14:07 FC Barcelona Por: Administrador

Rosell tiene un problema con Tito Vilanova



Desde diversos sectores de la oposición se ha acusado a Sandro Rosell de intervencionista en la parcela técnica y de su afición por decidir la identidad de los fichajes que realiza en Barcelona. Lo cierto es que Tito Vilanova ha aceptado hasta ahora sin pestañear todos los fichajes que le ha proporcionado el presidente, pero por primera vez ha querido decidir él y ha hecho una petición expresa para que la directiva le traiga a Thiago Silva. Incluso le ha dicho al presidente que si le trae al central brasileño no necesita más fichajes.

El problema es que Sandro Rosell quiere dar satisfacción a su entrenador y ya ha hecho los deberes en la parte más sencilla, la de convencer al jugador a través del "empleado" André Cury. Sin embargo, lo que parecía más fácil, obtener una respuesta afirmativa de los propietarios del club francés, que están vinculados al FC Barcelona a través de Qatar, ha resultado ser un escollo que de momento parece insalvable. No hay que olvidar que hace ya cuatro años que Tito Vilanova recomendó el fichaje de Thiago Silva, pero el coste de la operación frenó el interés del Barcelona. Finalmente el PSG lo arrancó de Milán pagando 42 millones al club de Berlusconi. Y ahora, un año después, los dirigentes del PSG no tienen ningún interés en desprenderse de él.



Parece difícil y complejo desencallar el punto muerto en el que se encuentra la operación ante la negativa de la directiva del PSG a vender, ya que en caso de verse forzada a hacerlo, intentaría sacarle al traspaso un beneficio económico. Es decir, que nunca vendería por menos de 42 millones, y el Barcelona no está en condiciones de llegar a esas cantidades por un central, y menos después de haber desembolsado 57 millones por Neymar. Así las cosas, tal y como avanza Sport, la directiva intenta que Tito reconsidere su posición y acepte otras alternativas. Se habla de David Luiz, de quien se sabe que Mourinho aceptaría encantado su venta, pero la cuestión es que Tito tampoco parece muy predispuesto y preferiría recurrir a Bartra en una clara demostración de que no va a variar su planteamientos: O Thiago Silva o nadie.

A Rosell sólo le falta rezar para que el acuerdo alcanzado con el jugador sirva para que éste fuerce la situación exigiendo marchar del PSG. Sin embargo, no parece ser el caso. Thiago Silva se iría encantado al Barça siempre que haya acuerdo entre los dos clubs, pero no se le ve muy predispuesto a intervenir en la negociación forzando la situación con amenazas. No va con él.

 




Deja tu Comentario