2013-01-10 10:01 Real Madrid Por: Administrador

Rosell, un tipo muy soberbio que va de humilde



"Humildad es no hacerse el chulo, como Messi". Esta lapidaria frase iba dirigida a unos niños del centro escolar CEIP Brasil, en Barcelona, hace un par de meses. También iba dirigida a Cristiano Ronaldo. Y es que, cada vez que tiene oportunidad, Rosell abre la boca para pavonearse con desfachatez de su eterno rival, alardeando de todos los logros de ese Barça que luego vende deportividad y humildad por los cuatro costados.

El pasado lunes, Rosell quiso no ser humilde, como Messi. Quiso ser chulo, como dicen que es Cristiano, que sin embargo estuvo señorial durante toda la gala, aguantando el tipo pese a ver cómo el mundo del fútbol sigue dándole Balones de Oro al argentino a diestro y siniestro sin importar lo que haga o lo que gane sobre un terreno de juego. Lejos de estallar ante la injusticia y el chorreo se ha propuesto cambiar la imagen que se tiene de él, algo que parece que a Sandro Rosell ni le importa ni le preocupa.



Sandro, como hacía Laporta, prefiere desfasar y dar la nota. Aprovecha el buen momento deportivo de su club para promocionarse. Incluso políticamente, después del paseo obligado por la Rambla de Barcelona que hizo tragarse a Florentino antes del último Clásico esta misma temporada, en plena ebullición independentista. Antes, tal y como cuenta 'El Confidencial', le había intentado ridiculizar públicamente. "¿Cuántas Copas del Rey de baloncesto tenéis?". Esto fue antes de que los blancos la ganaran el año pasado. Rosell sabía que la respuesta era ninguna. ¿Es eso ser cortés con tu rival?. Bochornoso.


Deja tu Comentario