2015-02-24 15:02 FC Barcelona Por: Administrador

Rossich le ha sacado al Barça más de tres millones en cuatro años



Fede Peris

Antoni Rossich, hasta hace unas semanas director general del FC Barcelona, ha percibido unos emolumentos que están fuera de mercado gracias a la concesión que en su momento le hizo su amigo Sandro Rosell. Rossich contó siempre con el respaldo del anterior presidente, pero se ganó la oposición de la mayor parte de la directiva, que nunca vio con buenos ojos los plenos poderes que Rosell concedió a su ejecutivo protegido.



Rossich, que se hizo famoso por su espíritu ahorrativo, que le llevó incluso a suprimir las fotocopias en color en las oficinas del club, se ha ido con los bolsillos llenos. Según la información del diario Gol, Rossich tenia un contrato blindado hasta el final del mandato de Sandro Rosell y su junta, en 2016. Por sus servicios como director general cobraba 400.000 euros fijos que se convertían en 600.000 en base a una serie de variables firmados de fácil cumplimiento. Rossich habria cobrado 2,7 millones por sus cuatro años y medio al frente de la dirección general del club, a los que habría que añadir la indemnización en caso de despido, que no es otra que lo que le restaba por cobrar hasta el 30 de junio de 2016, es decir, 900.000 euros más. Total; 3,6 millones de euros.

Antoni Rossich nunca estuvo bien visto ni entre los directivos ni entre los empleados que estaban a su mando. Cuando Sandro Rosell entró en el club en 2010 afirmó que "nos ha sorprendido la liquidación del director general. Es legal, pero sí que lo consideramos inmoral", refiriéndose al director general de la última etapa de Joan Laporta, Joan Oliver, que percibió una indemnización de 852.000 euros, 48.000 euros menos de los que se ha llevado "moralmente" Antoni Rossich. Cambian los presidentes, pero se mantienen las costumbres.

 







Deja tu Comentario