2016-03-28 19:03 FC Barcelona Por: Administrador

¿Sabes cuál es el plato favorito de Leo Messi?



Messi concedió su entrevista más personal a una cadena de televisión egipcia. Además de repasar los aspectos relacionados con la actualidad deportiva, como la temporada del Barça, su relación con Cristiano o sus retos para el futuro, el argentino desveló detalles de su vida privada que nunca antes se había atrevido a contar. No hace falta recordar que Messi no es muy acorde a hablar para los micrófonos de la prensa, por lo que sus palabras fueron sorprendentes a la par que interesantes. El argentino dice ser una persona sencilla en su día a día. Vida familiar y sin excesos es lo que más acorde va con su estilo de vida: "Soy tranquilo, soy más de estar en casa que de salir. Como viajamos tanto con el fútbol me gusta estar con mi familia cuando no jugamos y aprovechar para hacer cosas juntos. Me gusta descansar, porque hay que estar bien para el siguiente partido. Soy una persona muy natural, muy simple. Me educaron así: hay que tener respeto, humildad., creo que lo intento demostrar día a día. Es mi personalidad". Asegura que no tiene obsesión por que alguno de sus hijos acabe siendo futbolista profesional: “A Thiago le gusta chutar, pero es muy chiquito aún y le gustan los cochecitos y los aviones. No le voy a exigir que juegue al fútbol, él elegirá lo que quiera hacer o lo que más le guste". Uno de los datos que se nos escapaba desde siempre del crack del Barça era su gusto gastronómico. Messi desvela que le gusta la comida tradicional: “Me gustan la milanesa, el asado y la pasta. Me gusta la comida normal, la comida simple. De chico me gustaban mucho los dulces, las golosinas, los alfajores", confesó.

Messi habla sobre el tratamiento de crecimiento

Uno de los temas que más controversia tuvo cuando empezó su carrera era el tratamiento de crecimiento al que fue sometido desde pequeño. Messi explica algo más sobre ello: "La verdad es que yo personalmente no sentí mucho el tratamiento, no entendía lo que hacía, era muy chico. Mi familia obviamente hizo todo lo posible para que yo pudiera hacerlo, no era nada fácil. Pero como te digo a mí no me costó, era algo rutinario. Sabía que cada noche me tenía que poner la inyección y ya lo tenía asimilado. No tuve problemas para hacer vida normal, jugar en la calle con mis amigos, ir al colegio. Por eso no fue difícil para mí, siempre seguí los consejos del médico", concluyó.

Deja tu Comentario