2013-09-01 19:09 FC Barcelona Por: Administrador

Salen a la luz los problemas de la gira asiática culé



Según informa Mundo Deportivo en la reunión última de la junta directiva que se celebró el miércoles antes del partido de la Supercopa se dio carpetazo a la crisis interna generada por los sucesos de la gira, incluido el Peace Tour por Palestina e Israel y el Asia Tour con paradas en Bangkok y Kuala Lumpur.

En un principio, la secuencia y gravedad de los hechos, así como la tensión entre departamentos, sumada al cabreo de los directivos que acompañaron al equipo invitó a pensar en un rápido viaje a la isla de las cabezas cortadas.

Fueron la pésima imagen del equipo viajando en low cost y la falta de anticipación a problemas tan evidentes como el mal estado del campo en Kuala Lumpur -suspensión momentánea del partido incluida- situaciones que propiciaron un escenario complicado del que era difícil salir sin dejar heridos en el camino.



Finalmente, sin embargo, en lugar de precipitarse lo que comunmente se denomina depuración de responsabilidades, el guiado de la crisis fue en la dirección constructiva tanto desde la dirección general del club como desde la presidencia. Aprovechando el periodo de vacaciones de algunos de los ejecutivos y personal implicados, los informes finales acabaron teniendo un tono reflexivo y no acusativo como se pretendía a la vuelta de la gira.

En realidad todos los problemas no se debieron a negligencia por desatención en el trabajo sino derivados de un equivocado empeño en exagerar los criterios de austeridad a la hora de evaluar los costes de estructura y de logística de la gira. En primera instancia provocó diferencias, luego una abierta contraposición de criterios y finalmente el enfrentamiento y, por decirlo de un modo gráfico, la guerra.

El colmo, o una de las circunstancias rebasó el límite, fue el hecho de que el piloto hubiera de garantizar con su propia tarjeta de crédito el pago del combustible en el aeropuerto de Bangkok, al margen de otras deficiencias y de las insinuaciones más o menos sólidas sobre si se voló con un porcentaje de riesgo.



Tan inadmisible situación ha provocado que ejecutivos de todos los departamentos, sobre todo los más directamente responsables de lo ocurrido, hayan asumido que en el Barça, una empresa muy peculiar, han de hacerse las cosas de otra forma, empleando parámetros que no admiten, en lo que concierne al primer equipo, otros estandares que no sean los de primera calidad.


Deja tu Comentario