2015-12-09 13:12 FC Barcelona Por: Administrador

¿Sanchís y Rincón le darían un patadón a Cristiano Ronaldo?



Un titular leído en el diario As: "El regate de Cristiano con el que humilló a la zaga rival". Ese regate, conseguido ante un modesto rival que se llevó ocho goles, es considerado como la obra maestra de un genio capaz de hacer lo que otros no saben llevar a la práctica. Y merece todos los aplausos, porque en este caso la humillación es plausible. Curiosamente, cuando es Neymar quien aplica su magia al fútbol con regates imposibles, no sólo merece llevarse un buen patadón, por provocador -como defienden Manolo Sanchís y Poli Rincón desde su atalaya de analistas-, sino que su actuación debe ser considerada como una grosería humillante y un desprecio al rival que merece toda suerte de críticas. Es la vara de medir que emplean los medios de la capital con el Real Madrid y el Barcelona. El pisotón de Suárez merece que el Comité de Competición actúe de oficio contra él con una sanción ejemplar. Los pisotones de Pepe, Arbeloa o Marcelo deben pasar desapercibidos porque el árbitro no los vio. Y, por supuesto, Cristiano Ronaldo puede seguir dando puñetazos, codazos y patadas en nombre del sacrosanto señorío blanco mientras el árbitro no lo vea. El ejemplo del diferente trato que dan en Madrid a una "frivolité" según sea de Cristiano Ronaldo o de Neymar deja retratados a los que defienden la caza al hombre sobre Neymar y exigen a los defensas que ni se acerquen a Cristiano Ronaldo, aunque celebre un 8-0 como si hubiera ganado el Mundial. Se da por supuesto que nadie, en Madrid, dirá que Cristiano Ronaldo se merece un buen patadón. Esas cosas se reservan para Neymar, Messi y cualquiera que convierta el fútbol en arte y que no vista de blanco. Y un ejemplo final: Luis Suárez hizo muy mal mandando callar al público de Mestalla que reclamaba a coro un bozal para él. Eso fue una provocación. Lo de Raúl mandando callar al Camp Nou fue otra cosa. Otra cosa majestuosa y ejemplar. Así vamos.

Deja tu Comentario