2016-04-12 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

Sandro Rosell, el diario Sport y la secretaria



El caso de los espionajes en el que está inmerso el Barça sigue trayendo cola. Tras la declaración de Sandro Rosell por la querella que el mandatario de Mediapro, Jaume Roures, les impuso al ex presidente y al club por supuesto espionaje industrial, violación de intimidad y hurto agravado, no han parado de sucederse los acontecimientos y el tema ha acabado salpicando al diario Sport, que informó de las declaraciones de Rosell, y a la secretaria del mismo. La publicación barcelonista informó el día que el ex mandatario del Barça prestaba declaración que “el expresidente del FC Barcelona culpó a su secretaria al asegurar que ella tenía acceso a su cuenta de correo electrónico”.

Sandro Rosell se defiende

A raíz de la noticia, Sandro Rosell, en boca de su abogado, ha emitido un comunicado al director del diario para que matice la información divulgada y rectifique lo que sacó a la luz, pues es “errónea”. Se daba a entender que Rosell reconocía que había recibido los mensajes y que le echaba todas las culpas a su secretaria, cuando no es así. En el comunicado deja claro que Rosell “no había recibido nunca en su e-mail ningún mensaje de los supuestamente desviados” y que era la secretaria la que gestionaba el correo, pero nunca que “ella le ocultara o retuviera ningún mensaje efectivamente recibido” y ni mucho menos la culpaba de nada. Un conflicto abierto con la publicación deportiva que se ha visto obligada a eliminar la pieza periodística.

Partes del comunicado al diario Sport:

En resumen: en la información publicada en su diario se da a entender: 1) que el Sr. Rosell reconoció que había recibido mensajes en su dirección de correo enviados por el Sr. Cama en relación con el Sr. Roures o MEDIAPRO; 2) que la responsable de no haberse enterado había sido su secretaria, y 3) que su secretaria era la culpable. Esta información es falsa porque no se corresponde con lo que realmente manifestó el Sr. Rosell, que fue: 1) que él no había recibido nunca en su e-mail ningún mensaje de los supuestamente desviados por el Sr. Camas y que tuviesen su origen en MEDIAPRO; 2) que era su secretaria quien, efectivamente, gestionaba el correo pero sin añadir, en ningún momento, como se asegura equivocadamente en la noticia, que él no leyera nunca los mensajes que recibía o que ella le ocultara o retuviera ningún mensaje efectivamente recibido, y 3) en ningún momento dijo que su secretaria fuera culpable de nada.  

Deja tu Comentario