2014-02-26 20:02 FC Barcelona Por: Administrador

Se busca entrenador: la táctica de la distracción



Joan Tubau

Está claro que el Tata Martino, como muy bien dijo un día en rueda de prensa, tiene el hándicap de que ni es de aquí ni tampoco es holandés. Por tanto, lo tiene todo en contra en el Camp Nou. Clasificado para la final de Copa, con un pie en los cuartos de final de la Champions y dependiendo de sí mismo para ganar la Liga, ya le buscan las cosquillas y se le cuestiona porque sus futbolistas no juegan como hace cinco años. Como si la culpa fuera suya.



El Tata es un amante de la filosofía del Barça, de la que se declaró admirador ya desde Argentina. Piqué desveló recientemente que en su primera conversación con el Tata éste le dijo que "he sido siempre un fanático del juego del Barça". Y nada la gustaría más a Martino que sus jugadores rindieran al mismo nivel que en la mejor época de Guardiola, pero aunque la mayoría conserva el apellido, su nivel de juego ya no es el mismo. El caso de Puyol es un claro ejemplo. El Tata es consciente de que el Barça es muy previsible y de que los rivales le han tomado la matrícula, por eso trata de innovar e imprimir variantes al juego para sorprender al rival.

Y muchos no quieren entender que sus alternativas no constituyen ningún afán de romper con el pasado, simplemente pretende garantizar los resultados positivos. En la búsqueda de estas alternativas, Martino ha hecho una serie de peticiones al club que no se han visto correspondidas, especialmente la de un central en el mercado de invierno. Pero no se lo han traído porque alguien pensó que teniendo a Puyol no hacia falta nadie más. Esas son las pequeñas diferencias que separan al Barça de un Tata que, a pesar de todo, es feliz en Barcelona y desea seguir y cumplir el contrato que firmó.

Sucede que ante la convulsa situación que vive el club a nivel institucional, conviene desviar la atención hacia el césped. Así hay que entender la portada de Sport de hoy en la que se venden como alternativas a Martino a cinco entrenadores: Luis Enrique, Valverde, Villas-Boas, Simeone y Klopp.



El fichaje de Klopp es inviable porque ni sontoniza con la filosofía del Barça ni domina el idioma para imponer sus criterios. Simeone sería lo más alejado a lo que se pretende en el Barcelona: mantener la excelencia de juego. El Tata Martino está más cerca de lo que el entorno del Barça exige al equipo a nivel táctico que Klopp o Simeone.  Villas-Boas es una mala copia de Mourinho que ha fracasado en el Chelsea y en el Tottenham -de los dos ha sido despedido-. Sólo las opciones de Valverde y Luis Enrique podrían encajar en el modelo Barça. El primero hasta contaría con la bendición de Johan Cruyff. El segundo no se fue bien del club y sus relaciones con Guardiola se enfriaron.

Se trata de distraer la atención, porque, salvo cataclismo, el Tata seguirá la próxima temporada. Ni el juego ni los resultados del equipo valorados globalmente dan pie a crear el debate en torno a la conitnuidad de Martino.


Deja tu Comentario