2014-01-27 09:01 FC Barcelona Por: Administrador

Se confirma la teoría de la conspiración contra Rosell



Fede Peris

Jordi Cases, el socio del FC Barcelona que interpuso una querella contra Sandro Rosell ante la Audiencia Nacional por "apropiación" indebida en el desarrollo del fichaje de Neymar, ha retirado la querella. Todo hace indicar que el único fin que perseguía Cases era echar a Rosell de la presidencia obedeciendo a oscuros intereses.



El propio Bartomeu ha reconocido que Cases es un socio activo e inquieto precupado por la actualidad del club blaugrana. Así entiende Bartomeu que tuviera interés por esclarecer las cifras del fichaje de Neymar. Curiosamente, a este socio que, efectivamente, es muy activo en las redes sociales en sus críticas contra Rosell, no se le recuerda censura alguna contra Joan Laporta, aunque motivos no le faltaran para poner en duda muchas de las actuaciones del ex presidente. En el seno de la junta directiva blaugrana existe el pleno convencimiento de que Cases no es más que un monigote al que ha movido Joan Laporta en función de su interés. De esta manera Laporta ha respondido a Sandro Rosell, a quien responsabiliza de la demanda por los avales interpuesta contra él por un socio del FC Barcelona y por la acción de responsabilidad civil contra él y sus directivos que fue aprobada por la junta directiva y que pone en peligro el patrimonio suyo y de ocho miembros más de su junta.

El abogado Felipe Izquierdo fue el primero que anunció que abandonaba el caso en cuanto se enteró de que el objetivo final de la acción, la dimisión de Sandro Rosell, se había cumplido. Ahora es el propio Cases quien abandona. No buscaba la verdad, no pretendía hacer justicia. Sus objetivos y los objetivos de quienes le han respaldado y guiado se limitaban a conseguir el final de Rosell como presidente del Barça. El objetivo está cumplido y ahora Joan Laporta tiene vía libre para volver a luchar por el poder en el FC Barcelona. Sería la mejor manera para conseguir de la Asamblea que retire la acción de responsabilidad civil que pesa sobre él.
 
De cualquier forma, aunque la querella sea retirada, la Audiencia Nacional puede considerar que debe seguir actuando de oficio si entiende que que el caso ofrece motivos para proseguir con la investigación. Queda claro el pacto al que Cases y los suyos llegaron con Rosell: tú te vas y nosotros no explicamos los que sabemos y retiramos la querella. ¿Conoceremos algún día lo que saben y lo que ha obligado a Sandro Rosell a abandonar la presidencia del Barça por la que llevaba cinco años luchando denodadamente?

Deja tu Comentario