2013-11-11 20:11 FC Barcelona Por: Administrador

Se dispara el cagómetro en Madrid por culpa de Messi



Joan Tubau

Ya puede meter goles Cristiano Ronaldo de penaltis inventados por los árbitros. Es igual. El Madrid no chuta. Despista al personal con tres goleadas, se olvida de hacer autocrítica y de solucionar los problemas que le afectan, y el mal sigue vivo. Por eso el Barça está seis puntos por encima... de momento.



Se las prometían muy felices en la capital cuando Messi se lesionó en Almería. Pensaban que, de la misma manera que el Real Madrid depende absolutamente de su vedette, el Barcelona caería en picado sin Messi. Pero no sólo no cayó en picado, sino que los resultados han mantenido la misma tónica triunfal que tenían con Messi por ejemplo el pasado año, cuando el Barça le sacó 15 puntos de diferencia al Real Madrid.

En Sevilla el Barça, que es un equipo con mayúsculas y no la vedette y diez más, apuntaló su victoria justo cuando Leo Messi abandonó el campo, repartiendo sus goles entre los jugadores que estaban en el terreno de juego. El 1-4 del Benito Villamarín ha hecho daño en Madrid, en donde ya tiran de "cagómetro" comprobando que este Barça es algo más que un jugador. Un equipo de verdad en donde todos marcan, todos defienden y todos disfrutan con la diferencia de seis puntos que le separan del tercer clasificado, que ahora ya tiene problemas para afianzar su posición de segundón consolidada en las últimas temporadas. En Madrid se frotaban las manos cuando vieron salir a Messi lesionado en el campo del Betis. Ahora se frotan los ojos y no ven al líder, que lo tienen muy lejos. Y es que el Barcelona, con Messi o sin Messi, no es un líder cualquiera. Sin necesidad de que le piten penaltis reales o ficticios, es el líder más poderoso y sólido de Europa. Ningún otro equipo de las grandes ligas europeas puede presentar los números del Barça. Y es que el Barça ya no se compara con el tercer clasificado de la Liga española. Sus miras están puestas en el Bayern, el Arsenal, el PSG o la Roma. Equipos de verdad.


Deja tu Comentario