2017-01-23 17:01 FC Barcelona Por: Administrador

Por qué se fue Piqué indignado de Eibar (y no fue por la suplencia)



A pesar de que el 0-4 definitivo y el buen papel del Barça anoche en Ipurúa hicieron imposible cualquier tropiezo del equipo culé ante el Eibar, lo cierto es que de una forma u otra el árbitro volvió a ser triste protagonista del encuentro, como viene siendo costumbre sobre todo este 2017. Esta ocasión, el escándalo arbitral se concentró en un lance del partido, concretamente cuando Busquets fue agredido a los ocho minutos por parte de Escalante, que le propinó un fuerte y largo pisotón en el tobillo que obligó a entrar a las camillas y a sustituir al centrocampista. Esto indignó a Gerard Piqué, que vio el encuentro desde el banquillo, aunque hay algo que todavía cabreó más al '3' azulgrana. Lo que todavía sacó más de sus casillas al zaguero blaugrana fue la tibia respuesta del directivo Jordi Mestre a la caza a Busquets, en el que el vicepresidente, lejos de denunciar con contundencia la actuación arbitral y las injusticias sobre el césped, se moderó y calló muchas cosas.

El tibio discurso de Jordi Mestre

Sobre la agresión, Mestre dijo a los medios que "el pisotón a Sergio es importante. Su lesión no ha venido del cielo. Sergio es un enorme jugador. Muchas veces es poco reconocido a nivel de premios pero nosotros sabemos de su importancia. Nos ha costado situarnos en el campo pero luego el equipo se ha recuperado". Pero lo que más hizo enfadar a Piqué fue que Mestre dijera que "Queremos ayudar a los árbitros", y defendiera la labor de los colegiados con el Barça, sólo con el matiz de que a veces "se equivocan". Un discurso que Piqué sabe que no traerá ningún otro resultado que la misma persecución arbitral que el club ha venido sufriendo los últimos tiempos. La paciencia del central se está agotando.

Deja tu Comentario