2014-01-23 18:01 FC Barcelona Por: Administrador

Se pone en marcha la Guerra de Sucesión



Pedro Riaño

Después de confirmar en el domicilio de Sandro Rosell que su dimisión es irrevocable, Josep Maria Bartomeu, Javier Faus y Jordi Cardoner, vicepresidentes deportivo, económico y social, respectivamente, se han reunido para comer y valorar la situación. A la cita ha faltado Carles Vilarrubí, el vicepresidente de relaciones institucionales, a quien la noticia le ha pillado fuera de Barcelona.



En los cuatro se da la circunstancia de que son vicepresidentes de la junta de Rosell, pero hay algo más que les une, su interés por convertirse un día en presidente del FC Barcelona. Los cuatro han trabajado en los últimos tres años sembrado  abono a sus respectivas candidaturas para posicionarse como candidatos del continuismo. Un continuismo visto como fructífero desde el punto de vista deportivo con títulos, desde el punto de vista económico con reducción de la deuda y desde el punto de vista social con una buena sintonía con los aficionados barcelonistas. Otra cosa es que el borrón del fichaje de Neymar y su complicidad en el mismo varíe de forma considerable el paisaje electoral y la imagen que los socios tienen de ellos.

Bartomeu, Faus y Cardoner han valorado la situación comiendo juntos y preparando la reunión con el resto de directivos prevista para las seis de la tarde. Vilarrubí, el ausente, es posiblemente el más interesado en suceder a Rosell en la presidencia. Es el mejor situado económicamente y el mejor relacionado con la clase política, civil, militar y hasta con el clero.

Sabedores de que en el bando de Laporta están trabajando sin desmayo en la tarea de vertebrar una candidatura alternativa y rompedora con el sandrismo, como en su momento hizo con el nuñismo, los cuatro están olbigados a entenderse para unir fuerzas contra el enemigo, aunque no será fácil consensuar un candidato en lo que se presume será una lucha de egos sin cuartel. La Guerra de Sucesión se inicia hoy de forma oficial.



Paralelamente a esta comida, Sandro Rosell ha comido con su padre y con Pau Vilanova, responsable de penyes.


Deja tu Comentario