2017-03-10 10:03 Por: Administrador

¿Se puede ser más tonto que Raymond Doménech?



Fede Peris Raymond Doménech, un técnico mediocre que llegó a ser el titular de la selección francesa por un cúmulo de casualidades que coincidieron en él, se le subieron los humos hasta caer en la tontería. Pocas cosas buenas se recuerdan de él como técnico, que se hizo famoso por sus polémicas constantes,  su poco tacto con los jugadores y nulo conocimiento de las relaciones humanas y la buena educación. De él se recuerda el plante de todos los jugadores de la selección francesa negándose a entrenar en pleno Mundial de Sudáfrica después de una enganchada del técnico con Anelka. O el gesto repudiado por el mundo entero de negarle el saludo al seleccionador Carlos Alberto Parreira tras un Francia-Brasil.

"Messi está en su final"

Pues bien, este tipo que era capaz de pasar en sus convocatorias de jugadores como Benzema, Nasri o Trezeguet, y que desde que recibió una patada en el trasero de la Federación Francesa no ha encontrado a un equipo que le ofreciera el cargo de entrenador, se dedica ahora a ejercer de pseudoperiodista y analista careciendo de preparación. Está muy verde. Ahora la ha tomado con Messi, quizá buscando su minuto de gloria su costa para volver a ver su imagen en los papeles, y ha dicho: “Yo estaba equivocado. Messi no está jugando intermitente, como dije en la previa. Directamente ya no juega y fue el peor futbolista del Barcelona en el partido con el PSG. En sus malos partidos es cuando no quiere correr. Se queda en el mediocampo creyendo que organiza y quiere hacer todo. De milagro, por su baja, dejó patear un penal a Neymar y ahí empezó la avalancha. Creo que está en su final, fue mágico pero ahora ni es intermitente, ya ni juega”. Domenech ha puesto el listón de la tontería muy alto para quien quiera superar su nivel de sandeces. Antes de decir majaderías, Doménech debería informarse, algo que no parece ser su fuerte. Vería que Leo Messi encabeza la lista del pichichi en España, la de la Bota de Oro en Europa y la de los goleadores de la Champions League, y que también aparece siempre por arriba en los rankings de asistencias de gol a sus compañeros. Y debería informarse sobre el grado de responsabilidad que Messi tiene  en la posición de privilegio que disfruta su equipo, el FC Barcelona, como líder de la liga española, finalista de la Copa del Rey y cuartofinalista en la Champions League. Hay que ser corto de miras para enjuiciar así a Messi. Una cosa es que no le convenciera su juego ante el PSG y otra que diga que está poco menos que acabado. Se entiende que le echaran a porrazos de la selección francesa. Debieron quedarse descansados.

Deja tu Comentario