2016-04-21 14:04 FC Barcelona Por: Administrador

¿Y si se va Neymar? Está todo previsto, y el recambio también



El FC Barcelona quiere que Neymar siga en el Barça, y Neymar, según dice, también. Las dos partes están de acuerdo y parecen condenadas a entenderse y a firmar el nuevo contrato a partir de 1 de julio, tal y como acordaron hace dos mesess. Sin embargo, pueden ocurrir cosas en las próximas semanas y el Barça está preparado para afrontarlas. Incluso tiene ya previsto el recambio alternativo. Antoine Griezmann, el delantero francés del Atlético de Madrid, es la bala que el FC Barcelona tiene guardada en la recámara para afrontar una hipotética situación de pérdida de Neymar, que sólo se iría del Barça dejando íntegra su cláusula de rescisión: 190 millones de euros. En ese caso, y sólo en ese caso, el Barça destinaría 100 de los 190 millones que dejaría Neymar en la compra de Antoine Griezmann, un delantero con amplia experiencia en la Liga BBVA, en la Real Sociedad y Atlético de Madrid, que se ha revelado como uno de los grandes de la competición. Además, Griezmann vendría al Barça cobrando miucho menos de lo que el club se ha comprometido a pagarle a Neymar por la renovación de su contrato.

Bartomeu se cubre las espaldas con Neymar

De cualquier forma, el club no tiene ningún interés en desprenderse de Neymar. Solamente se ha cubierto las espaldas para el caso hipotético de que su inestable padre se líe la manta a la cabeza, pacte con otro club y quiera llevarse a su hijo del Barça en busca de más dinero, más tranquilidad judicial y de un proyecto deportivo que pueda ser liderado por su hijo y le permita luchar por el Balón de Oro sin tener que soportar a su lado la sombra de Leo Messi. Ese club sería el PSG, que tiene el dinero y las ganas de hacerse con un jugador como Neymar, que en los últimos días está sufriendo un acoso contra su persona que tiene mucho que ver con el descenso de su rendimiento y con su actividad extrafutbolística. Bartomeu pactó con el jugador posponer la discusión de los flecos de su nuevo contrato para el final de la temporada, de manera que el acuerdo entraría en vigor en el próximo ejercicio contable, cuando, sobre el papel, el club dispondrá de mayor liquidez para hacer frente a su incremento salarial. Si todo transcurre con normalidad, Neymar estampará su firma en el nuevo contrato que le permitirá duplicar los ingresos que percibía hasta ahora. Y lo hará sabiendo que si prefiere hacer las maletas en busca de nuevos horizontes, el club ya tiene prevista la solución.

Deja tu Comentario