2011-11-28 10:11 FC Barcelona Por: Administrador

Seis puntos no son problema para el Barça



Si algo caracteriza al equipo liderado por Pep Guardiola es que nunca se rinde. Pese a ir perdiendo contra el Getafe, demostró planta y ganas al querer empatar el partido con un sinfín de aproximaciones al área rival en los últimos tres minutos de partido. Por suerte para los de Luis García, ninguna ocasión acabó en gol, pero quedó patente el espíritu combativo que desprende este FC Barcelona y el compromiso que tiene con su afición.

También lo contagiaron los propios jugadores con el lema 'Ens hi deixarem la pell' ('Nos dejaremos la piel') antes del partido de vuelta de las semifinales de la Champions League de hace dos años, eliminatoria en la que acabaron cayendo con la cabeza bien alta tras un pésimo y cobarde planteamiento de José Mourinho con su defensa de ocho bautizada como 'el autobús'  y gracias a un árbitro vergonzoso amigo del hoy entrenador del Real Madrid.



Con todo, algunos se atreverán a decir que los seis míseros puntos que sacan los blancos a los azulgrana son definitivos y que la liga ya está sentenciada. "Queda mucha liga", respondió Guardiola en la rueda de prensa posterior al partido frente al Getafe. Y si lo dice es porque tiene una referencia histórica que le permite creer que esa pequeña diferencia es fácilmente salvable. Hay que remontarse a la temporada 1991-1992, en la que Johan Cruyff dirigía al soberbio 'Dream Team'. 

El Real Madrid de 'La quinta del Buitre' encabezaba la tabla al término de la décimotercera jornada con 25 puntos, ocho más que el Barcelona, tecer clasificado con 17 puntos. Una distancia enormemente superior a la de la actualidad, ya que por aquel entonces las victorias sumaban dos puntos y no tres. De este modo, los de Cruyff estaban a cuatro victorias de los 'pálidos' frente a las dos que los separan hoy en día. 

En la jornada 26 de aquella temporada 91-92, los barcelonistas consiguieron dar caza al Madrid dirigido por Leo Beenhakker, aunque a falta de cinco partidos para el fin de campaña la distancia volvió a aumentar hasta los cuatro puntos. Cuatro victorias encadenaron los azulgrana frente a dos victorias, una derrota y un empate que lograron los blancos.



El dos de junio de ese 1992, 'la quinta del Buitre' vería cómo el Tenerife le remontaba un 0-2 (para finalizar el encuentro con una derrota por 3-2) y cómo Cruyff y los suyos superaban al Athletic de Bilbao para alzarse campeones de liga. Una gesta histórica a la que se sumaría la primera Copa de Europa para acabar de culminar una temporada perfecta. 


Deja tu Comentario