2013-11-29 11:11 Real Madrid Por: Administrador

Florentino invita a Sergio Ramos a marchar y le pone precio: 65 millones



Carlos Muñiz

Sergio Ramos no es para Carlo Ancelotti un jugador imprescindible. Como tampoco lo era Mesut Özil. Si Florentino Pérez le dice que lo traspasa no se va a llevar ningún disgusto. Al técnico italiano no le sentó nada bien la expulsión de principiante del pasado miércoles dejando a su equipo en inferioridad numérica durante una hora. "Te ha ganado la espalda", le grito cuando enfilaba el camino de los vestuarios. Y se lo repitió a gritos. Ancelotti no acaba de encajar a Sergio Ramos en sus esquemas y lo ha demostrado desplazándole al lateral o al centro del campo porque en su posición prefiere a otros. Por ejemplo Pepe y Varane.

José Ramón de la Morena ha explicado en la Cadena Ser que el jugador no se habla con su presidente. Y las imágenes de ayer en el acto de entrega de los coches Audi a los jugadores confirman sus palabras. Sergio Ramos está enfadado con el presidente por dos motivos. Por un lado le considera el auténtico topo del club, el que filtra información confidencial del vestuario a sus medios amigos. Por otro, está resentido porque la última vez que fue a pedirle un aumento de ficha en el contrato, que cumple el 30 de enero de 2017, se la negó e incluso le indicó que por 65 millones puede irse a donde le dé la gana. Algo parecido a lo que sucedió con Cristiano Ronaldo hace ahora un año. Florentino le dijo: "Si te quieres ir, tráeme el dinero para fichar a Messi". Aquel brote de tensión terminó con final feliz. El desafío de Ramos tiene, sin embargo, un final incierto.
 
Florentino Pérez ya le ha puesto precio: 65 millones. Así se lo dijo a la cara a Ramos, según informa la Cadena Ser. "Puede ir donde quiera si el comprador paga esa cantidad". "¿Incluso al Barça?", apuntó el jugador. "Incluso al Barça", respondió el presidente.
 
La relación del presidente con el central está prácticamente rota. Desde el partido de Granada de hace tres meses, apunta José Ramón de la Morena. El deterioro nació en la famosa reunión de hace un año en la que Ramos y Casillas amenazaron al presidente con un "O Mourinho o nosotros". Eso fue en enero. Desde entonces, Casillas vegeta en el banquillo y Sergio Ramos es invitado a marchar del club. Florentino Pérez no les ha perdonado a ninguno de los dos su infidelidad con el que fue su entrenador.
 
Y Ramos no asimila bien que los detalles de su conversación con el presidente salgan a la luz en los medios de comunicación. Sostiene que en esa conversación había dos personas y que él no revelado su contenido a nadie, luego ya sabe de dónde sale la filtración, de ahí el "feo" que le hizo ayer Ramos a Florentino negándole el saludo en la entrega de los vehículos Audi.
 

 


Deja tu Comentario