2017-03-02 20:03 Real Madrid Por: Administrador

Sergio Ramos no tiene munición para escribir tuits



Fede Peris Sergio Ramos se quiso hacer el "señor" anoche, al término del Real Madrid-Las Palmas, que acabó en fiasco para el equipo madridista. Dijo que en el Real Madrid no se escriben tuits en clara alusión a Piqué y dando a entender que el equipo blanco tenía motivos para quejarse del árbitro después de su calamitosa actuación ante el rival canario. Lo cierto es que Sergio Ramos no ha escrito ningún tuit sobre la actuación del colegiado de ayer, Fernández Borbalán, porque no tiene argumentos ni munición para disparar. Hoy en Marca, un periódico nada sospechoso que cuenta con la bendición de Florentino Pérez por su "línea amable" con el Real Madrid, puede leerse al analista arbitral del diario valorando la actuación de Fernández Borbalán en el Real Madrid-Las Palmas: "Penalti de Ramos. Ocurrió en el minuto 54 y la acción fue sobre Boateng. Penalti, penalti claro. Más que nada al ver cómo protesta Sergio Ramos. Pero hay que fijarse en un detalle en el que pocos van a reparar. Es un tiro a gol el que Ramos para con sus manos, y el defensa del Madrid está detrás del punto de penalti. Es ocasión manifiesta de gol y por lo tanto Ramos tendría que haber visto la roja... y no la vio". El tuit de Ramos, en todo caso debería ser para agradecer al colegiado de ayer que no le expulsara después de haberlo merecido. En los tres goles del Real Madrid existe también coincidencia en los analistas de que en los tres había fuera de juego. Y también sangrante es la conclusión del primer gol del Real Madrid obra de Isco: fuera de juego de 17 centímetros. Hasta Josep Pedrerol lo ha admitido en sus programas madridistas tendenciosos. Es decir, que el árbitro sólo se equivocó dando por válido el primer gol del Real Madrid en claro fuera de juego de Isco. ¿Qué tuit quería escribir Sergio Ramos? ¿Uno contra el árbitro por favorecer al Real Madrid? Es capaz.

"Estoy orgulloso de mis jugadores porque no protestan"

La mentira repetida mil veces no consigue convertirse en verdad si los hechos confirman partido tras partido que es mentira. Por muy orgulloso que esté Zidane de sus jugadores porque no protestan las decisiones arbitrales, la realidad es la que es. No basta con decirlo de boquilla. Y lo que se ve en el campo convierte a Zidane en mentiroso compulsivo. Así "no protestaron" los jugadores del Real Madrid la expulsión clara y merecida de Gareth Bale por agredir hasta tres veces a un rival.

Deja tu Comentario