2013-12-16 11:12 Real Madrid Por: Administrador

Sergio Ramos se harta de los árbitros



¡Ya basta! La expulsión ante Osasuna fue la gota que colmó el vaso. El jugador andaluz del Madrid se siente perseguido por los árbitros y la targeta roja del sábado refuerza su idea. Ramos, que ni tocó al jugador de Osasuna en la falta en que vio la primera targeta amarilla, está harto de que los colegiados le traten diferente que a sus rivales y juzguen de una manera mucho más severa sus acciones.

Siente que no le pasan ni una, que eso es utilizado por los rivales para buscarle las cosquillas y que cualquier falta se convierte en una amarilla. Que juega siempre condicionado. Algo así como lo que le pasó al Camp Nou, en su experiencia como centrocampista, donde vio una amarilla muy rigurosa muy pronto que le condicionó para el resto del partido.



La cruzada de Ramos con los árbitros viene de lejos. Hace tiempo que se queja de lo rigurosos que son los colegiados con él. La temporada pasada fue el momento de mayor tensión. El jugador blanco estalló y tuvo un duro enfrentamiento con el colectivo arbitral tras ser expulsado en un partido de Copa ante el Celta en enero.

Desde entonces, aunque el futbolista se ha esforzado para rebajar la tensión, los árbitros aún se han cebado más contra él. El año pasado también fue expulsado contra el Rayo y este año en liga ya ha cumplido el primer ciclo de amarillas y ante Osasuna vio su primera roja.

“Es muy fácil expulsar a Sergio Ramos, no sé si por los antecedentes o por el cartel que pueda tener. Es preocupante”, se ha quejado en más de una ocasión. Y aunque el jugador confía que el comité le quitará la primera amarilla que vio en el Sadar, esto no será suficiente. Ramos se siente perseguido y ya no sabe que hacer para cambiarlo.




Deja tu Comentario