2014-12-22 12:12 Real Madrid Por: Administrador

Sergio Ramos se jugó la temporada alineándose en la final del Mundialito



Sergio Marco

Sergio Ramos admitió anoche en El Larguero de la Cadena SER que asumió un riesgo muy importante disputando la final del Mundialito. Ramos, que llegó tocado al torneo, volvió a lesionarse en la semifinal disputada ante el Cruz Azul. Sufrió una rotura muscular que aconsejaba un periodo de descanso de unas tres semanas. Pero el Mundialito era el único título que faltaba en su palmarés y Sergio Ramos quiso disputarlo a toda costa, aún a costa de jugarse el resto de la temporada.



Así se lo explicó a José Ramón de la Morena: "Es cierto que había cierto riesgo, cuando terminé la semifinal sentí un pinchazo y sabía que algo había pasado, había una rotura de grado II y al principio dijeron que tendría que estar de baja tres semanas, pero quería jugar porque nunca había jugado algo así y era el único título que no tenía. Lo hablamos, decidimos que jugase y que hiciese un trabajo especial. Aposté y salió bien".

Esta confesión agranda la leyenda de Sergio Ramos. Jugó lesionado, anotó dos goles, se llevó el torneo y el Balón de Oro de la competición. Ha nacido un mito, un grande entre los grandes de la historia del Real Madrid. A eso se le llama compromiso. A eso se le llama madridismo.


Deja tu Comentario