2011-03-27 13:03 FC Barcelona Por: Administrador

Si los del NODO levantaran la cabeza les daba un pasmo



Y mientras el Madrid se beneficia del reparto de los penalties que con brillante maestría distribuyen los árbitros, resulta que la Federación agradece al Barcelona lo mucho que ha contribuido en los éxitos de España quemando a sus futbolistas de principio a fin. Les obligó a viajar y a jugar en México cuando todavía no habían realizado un entrenamiento con el club que les paga y ahora se los lleva a Boston el 4 de junio, una fecha que, según cómo acabe el lío de la huelga, puede ser decisiva en la resolución final de la Liga. Aunque, claro, eso a Villar le preocupa poco. Incluso diría que ya le va bien.

El Barça sufre la desconsideración de la Federación por no ser como el Real Madrid y por empeñarse en concentrar su artillería pesada en su cantera y en el fútbol español. Ahora le pasan factura por hacer las cosas bien. O mal. Quizá no le perdonen al Barça que Villa haya acabado con el récord del mito Raúl. Quién sabe. Lo cierto es que parece que lo que se premia es acumular portugueses, alemanes, argentinos, brasileños, franceses… Así los daños colaterales de las selecciones quedan más repartidos.

Flaco favor le ha hecho el villarato al FC Barcelona por ser el equipo de España. Porque el Barça, mal que pese en la zona centro, es el equipo de España. El que juega con más españoles, el que da más espectáculo, el que más títulos gana y el que más prestigio proporciona al fútbol español. El Madrid ha perdido con ese Florentino que debería dar miedo hasta su propia esencia, la de representar los más puros valores del españolismo.

Publicábamos el otro día un dato escalofriante que debe hacer reflexionar al madridismo: de los 81 goles que ha marcado el Barça, 49 los han logrado nueve jugadores jugadores españoles. Y eso que en el Barça juega Messi, que lo acapara todo por ser, éste sí, un ser superior sobre el terreno de juego. En el Madrid, en cambio, de los 69 goles obtenidos en la Liga, sólo dos los han logrado jugadores españoles: Granero y Sergio Ramos.

Si los del NODO levantaran la cabeza, les daba un pasmo. El Madrid, por no ser, no es ya ni ejemplo de españolidad. Hasta en eso tiene que recibir lecciones del Barça. Algo huele a podrido en la Casa Blanca. Nada es por casualidad, todo tiene una explicación. Hay quien prefiere refugiarse en bobadas como lo del villarato, pero el villarato no tiene la culpa de que en el Madrid no se cuente para nada con los futbolistas españoles. Unos presumen de cantera inscribiendo los nombres de sus canteranos en los títulos que ganan. Otros presumen de cantera porque la tienen repartida por el mundo entero. Cada uno es libre de disfrutar como le plazca. Por eso últimamente las raciones de felicidad están tan desigualmente repartidas.


Deja tu Comentario