2013-06-07 18:06 Real Madrid Por: Administrador

Si Mou era el presidente del Madrid, Messi lo es del Barça



Ya saben que Messi es el jefe dentro y fuera del terreno de juego. Él decide cuándo juega y dónde juega, decide cómo tienen que jugar sus compañeros y también decide cuándo le apetece decir que está lesionado y borrarse de partidos en los que cree que su equipo no va a tener opciones. Algunos canteranos han sufrido sus regañinas sobre el césped, y hombres como Villa van a tener que marcharse del club porque él no se encuentra a gusto con ellos jugando. Pero, además, hemos conocido que él también da el visto bueno a los fichajes.

Porque ahora parece ser que a la hora de fichar a otro jugador de supuesto gran nivel futbolístico y mediático, antes hay que preguntarle a Leo, no se nos vaya a enfadar. No vaya a ser que diga que no está cómodo con otra estrella más, pero todo con tal de que esté feliz. Es el hombre sobre el que reposa el presente y el futuro del Barça. 



Messi dio su visto bueno a Rosell para fichar a Neymar. El presidente del Barcelona no ejerció como tal. No actuó conforme a su autoridad como máximo mandatario y delegó en el argentino, que admitió que a veces le haría falta que otro hiciera goles por él. Es cómico. Si eso sucediera en el Real Madrid, en Barcelona estarían día y noche incendiando los medios de comunicación.

Si eso lo hubiera hecho el Real Madrid con Mourinho, dirían, como dijeron cuando Valdano salió del club, que Mou era el presidente del club. Si eso lo hubiera hecho el Real Madrid con Mourinho, dirían que el luso hacía y deshacía más que el propio presidente de la entidad y que eso no podía ser. Pues Messi hace lo mismo en el Barça. Su doble moral es más que evidente.

Un jugador caciquista. Un entrenador inmóvil cuando vienen mal dadas en el banquillo. Una bomba de relojería de 21 años, y algún que otro "rajador" como Alves. Un presidente algo dado a dar la nota públicamente. Es un cóctel perfecto. Veremos cuánto dura la paz institucional por esos lares.




Deja tu Comentario