2012-04-19 23:04 Real Madrid Por: Administrador

Sin Ovrebo, ¿no hay final?



Al Barça se le agotan las excusas. El césped, los árbitros, el planteamiento táctico de los rivales… todo parece bueno para lamentarse de una derrota, y tras caer en Londres estas se han sucedido. Los azulgranas ya no saben que inventarse para seguir su farsa, y lo peor es que todo el mundo sigue la corriente victimista que nace en el seno del club barcelonista. Si el Madrid pierde en Múnich por 2-1 es el hecatombe mundial, todo está perdido, pero si es el Barça el que pierde contra el Chelsea no pasa nada, jugaron mejor y todas esas cosas. Que se enteren los azulgranas, en el resultado no pondera la posesión, sino los goles, y este miércoles el conjunto ‘blue’ fue mucho más efectivo. Un tiro, un gol.

Desde Barcelona acrecentaron las críticas a muchos futbolistas del Real Madrid por el partido en Múnich, donde lograron un gol en campo contrario, algo vital en una eliminatoria a doble partido. Cristiano Ronaldo fue uno de los más atacados, con continuas referencias en la prensa alemana para herir a la estrella lusa. En el encuentro del Barça el gol del Chelsea llegó de un nefasto error de Lionel Messi en el centro del campo. Un intento de caño innecesario que acabó en una pérdida de balón, un lanzamiento en largo de Meireles buscando a Ramires y un pase sensacional para que en el segundo palo Didier Drogba alargara su leyenda. Nadie en Barcelona se atreve a pronunciar el nombre de Messi en vano, pero él fue el culpable del gol, si su error lo hubiera hecho Cristiano o Coentrão, este jueves habría decenas de portadas con continuos ataques, pero del argentino nada se dice, parece estar prohibido.



Ayer no arbitraba Ovrebo, el famoso colegiado del ‘robo del siglo’ de hace casi tres temporadas, el Barça ya no jugaba con doce, tenía
que ser terrenal. Así, los árbitros volvieron a parecer en su decálogo de excusas, y no sus errores. Así, se atrevieron a reclamar penalti a Iniesta en la primera mitad, que en caso de que fuera algo, sería fuera del área, porque la caída comienza fuera, no dentro, como el manchego reconoció en varias programas de radio, pero nada, ellos no quieren ver más allá y porfiar el resultado a la suerte. Incluso tuvieron el valor de criticar a Didier Drogba, el cual recibió por todas partes, y decir de él que hacía teatro, le decían los reyes del dramatismo. Es curioso, Busquets reclamando al costamarfileño, algo que da para varias portadas. El mismo que se tiró en repetidas ocasiones en las dos últimas semifinales de la Champions contra Madrid e Inter se atrevía a juzgar al delantero del Chelsea. Increíble.

Queda la vuelta, es cierto, pero la eliminatoria del Barça está más complicada que la del Real Madrid. A los blancos les basta con marcar un gol para pasar, al Barça no, y si llegará a marcar el Chelsea en el Camp Nou, estos tendrían que anotar tres tantos. Los londinenses aparecían en esta semifinal como la perita en dulce, los culés se confiaron y mordieron el polvo. Así, el primer asalto esta perdido, y ahora no valen excusas, la prepotencia culé ha caído. 


Deja tu Comentario