2012-02-18 21:02 FC Barcelona Por: Administrador

Sin robo, no hay victoria en el Bernabéu



La primera ha ocurrido en el minuto 38, cuando Cristiano Ronaldo ha centrado un balón al área que ha impactado en las manos de Cisma. El lateral del Racing de Santander ha saltado para interceptar el balón sin mirar y el esférico le ha rozado el brazo, sin apenas cambiar su dirección. El colegiado, González González, se ha inventado que las manos eran intencionadas, ha señalado la falta y ha mostrado la amarilla al jugador, a sabiendas que era la segunda y debía ser expulsado. Antes la había visto por cortar una jugada de ataque con unas manos, esta vez, claras, pero no las segundas. Es increíble como jugadores que juegan limpiamente son expulsados por acciones de este tipo pero se permiten las patadas, pisotones y manotazos por doquier.

Pero no ha sido la única acción polémica. Igualmente, contra 10, el Madrid no lo tenía claro, así que el colegiado ha decidido sentenciar el partido. Xabi Alonso se la ha puesto a Benzema en profundidad y el francés ha batido a Toño. Sin embargo, el delantero estaba en un clarísimo fuera de juego en el momento del pase, por lo que el gol no debería haber subido al marcador.



La segunda decisión arbitral puede entenderse ya que la jugada es muy rápida, pero la primera es una decisión muy rigurosa que ha condicionado el partido definitivamente. El Madrid iba ganando, sí, pero los cántabros estaban abriendo las líneas y acercándose peligrosamente al área madridista. Ante el peligro, el colegiado ha decidido cortar las alas a los visitantes por lo que pudiera pasar y se ha cargado el partido, acentuando así la manipulación que está sufriendo la competición de la regularidad esta temporada.


Deja tu Comentario