2012-02-12 11:02 FC Barcelona Por: Administrador

Sólo faltaría que esta Liga no la ganara el Madrid



Ir líderes de una Liga como esta está muy bien para un curriculum que hace años que no se rellena. Una Liga en la que no existen rivales. La mayoría de ellos, equipos débiles y sin presupuesto que hacen lo que pueden por aguantar en Primera División y, además, el único rival decente que tienen está viendo bombardeado interna y externamente su trayectoria.

Para empezar, no se recuerda una temporada con tantas lesiones. Sí es cierto que en la era de Frank Rijkaard hubo la plaga de los ligamentos, pero lo de este año está siendo espectacular. 14 son ya los damnificados en el conjunto azulgrana. Poco a poco parece que se van recuperando efectivos, pero la baja de David Villa, por ejemplo, ha sido crucial para el bagaje goleador del equipo. En este sentido, cabe recordar que, además, el Barça ya tiene esta temporada 5 partidos más en su calendario. La Supercopa de Europa, el Mundial de Clubes, las semifinales de la Copa del Rey y la final, que por cierto ellos no repetirán.



Por otro lado, nunca se había visto que los equipos apelaran tanto al estado del césped para llevarse los encuentros. El de ayer no tenía precedentes. Incluso se llegó a pintar una parte del área que defendía Valdés en la primera parte para disimular los agujeros en el terreno de juego. Un capítulo más en la historia del terreno de eugo, muchas veces seco y demasiado alto. Otras quemado o simplemente tierra pintada.

También hay que tener en cuenta los arbitrajes. Van ya unos cuantos puntos robados esta temporada y que ya serán imposibles de recuperar. El gol anulado en Getafe, los penaltis no señalados en Anoeta ni en Mestalla, los goles anulados de anoche, el tanto anulado al Mallorca ante el Madrid, las manos de Gonzalo Higuaín evitando el tanto del empate en Mestalla, Pepe haciendo de las suyas en Getafe... Esta lista también se hace interminable.

Por último, ¿qué decir de los millones invertidos? Otro proyecto millonario creado en Chamartín con el único objetivo de destronar al Barça. Fichajes como Nuri Sahin, Hamit Altintop, o Raphael Varane, que no tiene minutos, sumados a los restos de otros proyectos fracasados, como Ricardo Kaká forman un equipo que a estas alturas no sabe a lo que juega pero que, teniendo en cuenta todas las circunstancias anteriores, es normal que lidere la Liga.



Por eso desde aquí les decimos: ¡Sólo faltaría que el Madrid no ganara esta Liga! Es más, de no ganarla, lo que podría ocurrir en el Santiago Bernabéu podría ser histórico, con dimisiones en cadena incluidas. En este sentido, quizás es mejor que se la lleven y continúen haciendo el ridículo un año más. En el fondo esta situación favorece al Barça a largo plazo. No hay que preocuparse. Llevamos muchos años ganando la guerra y para que el enemigo no se retire hay que dejarles ganar alguna batalla.


Deja tu Comentario