2016-05-31 07:05 FC Barcelona Por: Administrador

Soriano descubre por qué el Barça apostó por Guardiola y descartó a Mourinho



Manchester se ha convertido en un auténtico gallinero donde a partir de ahora dos gallos se disputarán la hegemonía en la ciudad. Mourinho, en el United, y Guardiola, en el City, retomarán su vieja rivalidad que ambos empezaron como entrenadores del Real Madrid y del Barça, respectivamente. Pero lo cierto es que nada de esto habría ocurrido si en 2008 el club culé se hubiera decantado por el fichaje del portugués como técnico. Algo que no ocurrió, y que ocho años después el ex vicepresidente azulgrana Ferran Soriano ha desvelado. El ahora ejecutivo del Manchester City ha explicado la encrucijada entre Mourinho y Guardiola en la Junta de Laporta al final de la era Rijkaard: "Los dos tenían grandes virtudes y parecían estar en extremos opuestos de una escala imaginaria. En un extremo teníamos un entrenador experimentado y exitoso, con una personalidad fuerte y una reputación controvertida. En el otro extremo teníamos a una persona muy talentosa que conocía al club totalmente, pero que no tenía experiencia significativa como entrenador", ha admitido en 'thesportbible.com'. Soriano ha detallado las virtudes y los estilos de los dos técnicos que manejaban: "Los dos tenían grandes virtudes y parecían estar en extremos opuestos de una escala imaginaria. En un extremo teníamos un entrenador experimentado y exitoso, con una personalidad fuerte y una reputación controvertida. En el otro extremo teníamos a una persona muy talentosa que conocía al club totalmente, pero que no tenía experiencia significativa como entrenador". Soriano ha apuntado que "La estrategia de Mourinho es distinta. Ya sea en el Chelsea, en el Inter de Milán o en el Real Madrid, Mourinho trabaja con grupos más grandes, con muchos jugadores conocidos y talentosos compitiendo por [un sitio en] el once. Mourinho asume la tarea compleja de gestionar los egos de sus jugadores a cambio de tener tanto talento a su disposición", ha añadido.

El 'punto 6' decantó la balanza

Lo que sirvió como evidencia final para descartar al luso de la carrera fue el respeto y la representación institucional: "El entrenador es uno de los representantes permanentes y semanales del club. Debe actuar con cautela en todo momento. Respetar a rivales, árbitros y otras instituciones en general - 'fair play'. No debe 'abusar' de los medios de comunicación o generar falsas polémicas, sino centrarse en los aspectos relevantes del juego y en cómo le va al equipo". Es ahí donde Guardiola le ganó la partida a 'Mou', y donde se empezó a escribir una bonita historia de amor entre el Barça y los títulos.

Deja tu Comentario